sábado, 22 de enero de 2011

De tilingos, europeos y programadores

Qué van a pensar de nosotros en el exterior! La oligarquía descubre su ser en la mirada del europeo, solo existe si este la mira. Lo nuestro consiste en ser morales hacia afuera e inmorales hacia adentro. Esa moralina de la que hablaba Jauretche no? Y como la ideología chorrea hacia abajo no es raro que este se empecine en ser un país de porquería. Ser un país de porquería es nuestro mandato oligárquico. Lo peor de la Europa vino acá y ni hablar de los que ni siquiera vinieron sino que ya estaban. 

Algunos saben que trabajo en sistemas, programo, escribo en esos lenguajes puramente lógicos para que algún boludo apriete una tecla y algo suceda. Por lo general se piensa que la tecnología viene a solucionar los problemas de las organizaciones. Pues no, los hacen más complejos. Cada solución necesita personal cada vez más capacitado. El tipo que solo abría una carpeta, ponía un sello ahora abre un sistema complejo lleno de datos. Los hijos de puta de mis colegas suelen tirarle carteles al pobre tipo del tipo: “el campo solo acepta parámetros  de punto flotante” o los mejores, en hexadecimal: “Error: 0x800706BA”. Uh me mandé una cagada, dice el tipo que ponía sellos entonces asustado pregunta cuando se encuentra con los de sistemas en la máquina de café: che me parece que me mandé una cagada. El de sistemas con media medialuna en la boca lo mira y le dice: no le des bola!

Ante una implementación la gente reacciona poniéndose en contra, saben que su trabajo se pone más difícil, les llevará tiempo entender, tendrán que hacer un esfuerzo, no podrán equivocarse y de noche temerán no poder con ese nuevo soft “que lo hace todo”. Que mezcla lenguaje informático con contable y términos de la actividad pero codificados.  

Desde hace un tiempo venimos trabajando con europeos integrando sus sistemas con los nuestros. Por supuesto ellos tienen todo perfectamente documentado. Son europeos, nosotros argentinos. Si algo no funciona son por supuesto: los argentinos: "Por algo ellos son argentinos y nosotros europeos". Estuvimos parados dos meses por un problema. De alguno de los lados había una falla. 

Los europeos se sentaron a tomar café, el error no podía ser de ellos al fin y al cabo eran europeos. El gerente de sistemas junto a la cúpula de la empresa: el error no puede ser de ellos “son europeos”. Pues bien el error era de ellos.  

La cosa concluye en una larga carta enviada pidiendo las disculpas del caso y agradeciéndonos por todas las fallas descubiertas por nosotros, los argentinos. Carta que por cierto intentaron ocultar en la empresa. Y ahí estaba el mandato oligárquico, el “este país de porquería”. El “no nos vamos a comparar con un país en serio”,  “el error no puede ser de ellos”. Pues bien, les cerramos el culo, a los europeos y a los tilingos argentinos. 

Todavía les cuesta mirarnos a la cara después de tanta reunión para decirnos “lo mal que quedábamos con los europeos”,” la guita que se estaba poniendo”, los “acá necesitamos soluciones y ustedes no la dan”. Pues bien  “a seguirla mamando” que si este es un país de porquería es gracias justamente a los europeos y los lameculos vernáculos  a los que estos le formaron su subjetividad de colonizado.
Related Posts with Thumbnails