martes, 21 de junio de 2011

Hay Hollywood para todos

Para qué se ve cine me pregunto y quizá los yanquis me hayan acostumbrado a decir: por divertimento. Cine pasatista lo llaman. Cine chatarra, siempre en inglés. Hollywood pareciera la medida de todo. Conocí una alemana hace unos años y me sorprendí de lo dulce que sonaba el alemán. Claro si el alemán que siempre había escuchado era el de un sacado oficial de las SS gritando a través de un altoparlante en un campo de concentración.

Hay una serie de películas donde el bien lucha contra el mal que pude ver en estos días. Se tratan de la famosa batalla Dios vs el diablo. Exorcismos, ángeles y demonios en un ambiente oscuro y medieval superpuesto a esta época. Este tipo de películas está relacionado con nosotros, los latinos y aquí vamos a la cuestión: siempre, invariablemente en la película tiene que haber un cura católico. Nunca vamos a ver a un pastor protestante, siempre un cura, una monja, un católico. Es el mundo primitivo, el mundo mágico, aquel mundo que no ha salido de la oscuridad. El escenario puede ser EEUU pero esa realidad superpuesta poco tiene que ver con ellos. Es el mundo del más allá, del más allá de la frontera, el resto de América.

¿Cómo es un japonés? Ingenuo y algo boludo. Los ingleses ciertamente afeminados, los franceses licenciosos, viciosos abocados a los placeres. ¿y los árabes? peores que nosotros que si bien primitivos por lo menos parecemos más sumisos. Me acuerdo de la alemana, pucha no sonaba como a través de un altoparlante metálico, ni gritaba, ni era fascista. Ni tampoco he visto demonios volando con sus alas de murciélago por mi casa ni que la gente se ponga narices rellenas de paja cuando hay gripe.

Si Hollywood es el ojo del mundo a través del cual los pueblos nos miramos mutuamente me queda una tremenda duda ¿y si no sólo miramos a los demás a través de este ojo sino a nosotros mismo?

1 comentario:

Armen dijo...

muy bueno, pero muy buena la nota...

Related Posts with Thumbnails