domingo, 26 de junio de 2011

El Poder en Decadencia y Su Esperanza Cíclica

Respuesta a la columna del 26/6/2011 de Álvaro Abós; publicada por el diario El País de España.   SITIO:  http://t.co/n6fDAE2




…”En el ocaso del imperio romano, Marco Aurelio se consolaba acerca de cómo todo lo que ahora pasa, ocurrió ya en el pasado, y volverá a acontecer en el futuro…”

                                                                                                              Edward Carr 

Sustituir una visión lineal de la historia por una teoría cíclica es la típica ideología de un “poder” en decadencia. 

En la Divina Comedia, primera descripción del infierno, Dante dibuja la idea de un averno circular. Aquél que es condenado, estará per se, condenado a la eterna repetición.

¿Cuál es el infierno de eterna repetición que vivimos los Argentinos hoy?

Pareciera ser que el mejor sinónimo para este averno; es asegurar que Cristina es la repetición de Eva. Pareciera ser también, que , el histórico tutelaje del FMI y la incuestionable soberanía del mercado, medidas repetidas una y otra vez, ahora, como novedad;  en el viejo continente; no han significado para el autor otros sinónimos del eterno retorno Nietzscheano que cita, vale aclarar, como sostén de toda su teoría .

Debemos abandonar lo circular, grita desde su columna del diario El país, lo circular del populismo, claro. Debemos temerle a los fantasmas del pasado, esos que pueden volver:  El peronismo populista, mito omnipresente, según lo define. Mito que, en su absolutismo, elimina toda posibilidad para la subjetividad de la percepción. 

Decía Berkeley  que cuando se habla de un objeto “real” en realidad se habla de la percepción de ese  objeto, en tanto los cuerpos no son más que haces de percepciones. Sin embargo, Abós entiende que , por alguna característica no abordada, ni explicada, ni analizada, aquellos sujetos de la percepción, entienden sin dilaciones esta “repetición” de la que habla. Cristina = Eva.

Es curioso, jugando a la ingenuidad diremos que es “llamativo” que el autor ejemplifique la supuesta “repetición”  desde la oratoria y no desde el quehacer político. 

Podríamos decir en que se parece, ya no Cristina, sino el Kirchnerismo; ya no a Eva, sino al primer Peronismo. Podríamos citar miles de ejemplos. Estoy segura de que, nuestros extensos textos no guardarían siquiera una línea para referirse a la oratoria de los mandatarios, sino más bien nos dedicaríamos a describir, el sin fin de medidas políticas aplicadas por ambos movimientos. Y si quisiéramos comparar a Cristina con Eva, diríamos sin duda que se parecen en el objetivo. Un objetivo claro y definido que las enfrenta necesariamente con ese poder en decadencia. 

No se trata de que ellas sean o hayan sido, en el caso de Eva;  efectivamente  crispadas, desbordantes  o tormentosas. Este adjetivar, con pretensión hegemónica, le pertenece a ese poder que “nomina” desde sus diversos soportes; en la incansable pretensión de colonizar subjetividades.  ¿Cómo lo intentan? REPITIENDO!  

¿No es por lo menos extraño, que en la cruzada del autor por abandonar la repetición, repita la terminología de ese poder que; mientras reproduce densas columnas, está esperando volver?
¿Cuál es la Quimera que propone? ¿O debería mejor preguntar, abandonando toda  ingenuidad ; ¿Cuáles son las cosas que no debemos repetir? O mejor dicho. ¿Qué cosa es ”nominada” como repetición y que cosa  no lo es ? Me parece que por ahí va la cosa. ¿No? 

¿España, Grecia. Irlanda, Portugal, Italia por ejemplo; no están repitiendo? 

Los ajustes del FMI , el reinado del mercado, el desguace del Estado, la desocupación, la concentración de la riqueza, la explotación; el salvataje a los bancos , los fondos volátiles, el endeudamiento, la monarquía del capital financiero. ¿Todo esto forma parte de la “historia circular o lineal por repetición? ¿O son la salida de la única caracterización de repetición que se está considerando?

La historia es un diálogo con el pasado, un diálogo desde el presente que constantemente necesita reinterpretarlo porque lo que se es no es una cristalización, una repetición fantasmal de lo que otro fue. ¡Nadie es lo que fue pues el que regresa ya no es el mismo!

 La Argentina hoy habla con su pasado desde sí y es justamente esta fuerza del presente lo que le ha permitido dejar atrás las repeticiones, aquellas que efectivamente la han condenado y cuyos artífices y plumas representantes prefieren hoy ocultar.

…"El gran hombre de una época es el que sabe formular con palabras el anhelo de su época, el que sabe decir a su época lo que ella anhela, y sabe realizarlo. Lo que él hace es corazón y esencia de su época; él da realidad a su época…"
Hegel,  Filosofía del derecho

Escrito en colaboración con @nemesis273 http://esegastoimproductivo.blogspot.com/

1 comentario:

Luz dijo...

Excelente!! Heráclito decía que no nos bañamos dos veces en el mismo río. Luego pienso: si todo es cambio y movimiento, ni las circunstancias ni nosotros somos los mismos. Supongo que debe haber diversas formas de repetición, pero en historia no creo que se produzcan hechos idénticos.
Tu nota me aclara muchas cosas, porque adhiero a la frase: "Si de algo soy rico es de perplejidades y no de certezas". Saludos!

Related Posts with Thumbnails