miércoles, 29 de junio de 2011

Ajó, ajó... Mamá, papá ... Bueno, malo... Hay que matarlos a todos!

¿Cómo puede ser? Que se vote a Macri por ejemplo. Que se crean en los delirios de Carrió. Que se siga viendo TN. Que no voten a la, con seguridad, política más inteligente que hemos tenido en la historia alegando la corrupción como si Macri no estuviera procesado y los radicales y "progres" demostrado de lo que son capaces en este sentido en el gobierno de la alianza. Como si solo en la versión popular del peronismo pudieran habitar funcionarios corruptos. ¿Vieron el lanzamiento de Graciela Camaño? Ella denunciando corrupción. ¿Por qué mucha gente le cree? Vamos: ¿por qué la gente vota contra sus intereses?

¿Qué es la ideología? Para hacerlo simple son el par de anteojos a través de los cuales vemos el mundo.

¿Ah que usted no tiene? ¿Cómo explica entonces que veamos en un hecho dos cosas diferentes? El hecho está ahí, no dice nada, es simple presencia vacía. Un chico pobre pide una moneda en la calle y punto. ¿Qué dice esto? Nada. Ahora esa imagen llega a nosotros a través de los filtros, las lentes con las cuales leemos la realidad, en este caso el chico que pide. Así dos personas reaccionan de distintas maneras: !A estos negros hay que matarlos a todos! dice uno mientras otro lo ayuda. ¿Vieron, ven acaso lo mismo? No y está claro. Todo lo que vemos es a través de estos conjuntos de herramientas que usamos para leer la realidad. "No tienen trabajo" vs "Son vagos que no quieren trabajar". Y no crea que cada quién ve el mundo a través de sus propios ojos y hay tantas realidades como personas, no, lo psicológico influye pero las pautas de lectura son pocas y están establecidas y están ahí cuando nacemos. Las aprendemos no las inventamos.

El hombre es arrojado al mundo. No es una metáfora, lo digo (bah la fenomenología de Husserl de aquí Sartre y Heidegger lo dicen) literalmente. Veamos: cuando uno nace sale al mundo de entre las piernas de su madre, o por cesárea. Nos agarran de la cabeza o las piernas y afuera. Nos tiran ahí, al mundo. Pero el mundo no es nuevo, ya está ahí bien formadito cuando nos arrojan en él. Hay gente que vive, que ya es grande, que mira el mundo de determinada manera. Ahí están nuestros padres: primero ajó y luego: esos son todos negros, hay que matarlos a todos. Sí, a eso quería llegar: la ideología se aprende como se aprende la lengua que hablamos. El mundo, al humano recién llegado se lo cuenta, se le explica. De aquí que Heidegger diga nos arrojan a la existencia inauténtica, aquella en la que el hombre se alejó del ser, piensa lo que tiene que pensar, dice lo que hay que decir, compra lo que hay que comprar, le gusta lo que le tiene que gustar, vota lo que hay que votar.

Retomemos, "ajó, ajó", "mamá, papá", "bueno, malo", "hay que matarlos a todos". Efectivamente, dio en la tecla: la ideología se adquiere a través del afecto, es afectiva, no hay racionalidad en ella. Vamos, dejémonos de joder con lo racional ¿si el hombre fuera un ser racional no habría discrepancias no?

¿Vio que a veces uno está discutiendo política con alguien de manera muy racional y se enoja como si lo hubiéramos herido de una manera imperdonable? Bueno efectivamente con nuestro argumento lo herimos, le dimos donde más le duele: sus constitución afectiva, su infancia, sus viejos. Así funciona, es como el equipo de futbol, si tu viejo es de Boca probablemente vos también lo seas. Bueno mi viejo es de River yo de Independiente. Hay casos, claro que sí pero son más la excepción que la regla. ¿Usted se imagina que los hijos de Mariano Grondona son populistas? En general de casa gorila salen hijos gorilas etc. Esto es a lo que se refería Saramago con "soy un comunista hormonal".

La ideología, esos anteojos invisibles pero inevitables a través de lo cuales leemos la realidad permanece enlazada a nuestra constitución afectiva. Cometemos un error grave al pensar que el debate ideológico, es decir el debate sobre el mundo, sobre la política, sobre la historia, la economía, los hechos cotidianos, la noticia etc. es racional. Siempre tiende a primar lo afectivo. Digamos, podemos debatir sobre la belleza de la luna sin que nadie se arranque los pelos ah pero debatir sobre una política económica no es cosa simple, lo más seguro, si no es de los nuestros, es que terminemos con incidentes. Y el problema, lo violento del debate es la creencia de que se está en terreno racional. Esto es como tratar de convencer a través de argumentos que un boquense se haga de River o viceversa. Puede haber casos pero no es la regla repito.

Pero retomemos. Los anteojos de la ideología no lo construimos nosotros, nos lo ponen de chicos y no hay muchos modelos, por lo general son dos, o tres no más que eso pero hay un modelo de anteojo, una marca, que se impone, que domina el mercado. La ideología chorrea hacia abajo decía Louis Althusser. Es decir que la ideología a la suscribe la clase dominante, la forma en que esta ve el mundo es la que domina, así el tipo que está 12 hs arriba de un tacho mira el mundo de la misma manera que el que lo explota. Y no se trata de que este aspire a ser el otro. No se trata de votar a Macri porque quiero ser como Macri sino que al adscribir ya soy Macri. No voto a Macri para llegar a ser como él sino que al votarlo yo pienso que soy él, que estoy votando a uno de los mios.

Ahora bien, podemos decir que nosotros somos un poco más racionales que ellos y seguramente tendemos a miradas más profundas pero no nos escapamos de lo afectivo. En última instancia, la mayoría, no hemos elegido tampoco ver el mundo de la forma en que lo vemos, al fin y al cabo la injusticia de este mundo primero la sentimos, después justificamos lo que hacemos o dejamos de hacer al respecto.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

De acuerdo con tu comentario. Siempre hay excepciones a la regla, y siempre hay, por parte de muchos, un intento de racionalidad, pero ésta siempre va a estar impregnada por ese mundo afectivo que se ha ido formando desde que venimos al mundo. Se me ocurren algunas preguntas: ¿por qué somos lo que somos?,¿por qué pensamos de determinada manera y no de otra?,¿por qué nos cuesta tanto aceptar que estamos equivocados y reconocer nuestros errores?.
Respecto a Macri,creo que muchos se "prenden" de su discurso discriminatorio y elitista, aún aquellos que no pertenecen a su mundo, aquellos a los que les molestan los piqueteros, los inmigrantes, las protestas sindicales,etc,etc; olvidándose de que ellos mismos también son "feos" para Macri, y que este no dudaría en bajarle los sueldos, cerrar sus hospitales o sindicatos y privatizar la educación.
También puede que el "martilleo" de los medios opositores sea tan intenso que les impida pensar y los convierta en fanáticos anti...,inconscientemente a su servicios. Saludos!

Luz dijo...

El anónimo anterior soy yo, Luz!

Related Posts with Thumbnails