lunes, 1 de noviembre de 2010

La subversión de la lengua.

Este post surge como respuesta al comentario de Dai en mi post: Ahora somos todos del Ku Klux Klan . Como el sistema no permite más de 4000 y pico de caracteres en los comentarios lo hago post porque se puso interesante el debate. El que quiera sumarse, putear o lo que fuera bienvenido.

Por supuesto que uno no niega el prejuicio, la discriminación y el racismo en nuestra sociedad. Existe, es palpable e incluso lo he percibido con asombro en gente del campo popular. Doy fe que de todas las personas que conozco nunca, jamás, y eso que conozco gente, le he escuchado alguna frase despectiva, prejuiciosa o racista a mi vieja, a vos y a mi hermano. Habrá muchos más pero yo no he conocido. !Tres nada más!

¿Te acordás cuando te decía que iba a recibirme? Ahí existe otro prejuicio, el que vino a reemplazar el título nobiliario en nuestras sociedades y que son los títulos universitarios, los doctorados y todas las condecoraciones académicas. Siempre admiré mucho a los tipos que piensan con las manos, seguramente por haberme criado en un barrio obrero dónde instrumentos de medición, cables, alambres y herramientas se mezclaban con los empolvados tomos del Capital. 

Tipos que te armaban un ampli o un telescopio y detrás del tester o de algún tablero encontrabas una añeja foto amarillenta del Che o de Perón o Evita. Seguramente es afectivo, hablo de mi infancia, todavía me fascinan las herramientas, el olor del aceite, las maravillas de la vieja electrónica con sus válvulas brillando en la oscuridad y sigo admirando, mucho más que a cualquiera, a esos tipos que “pensaban con las manos”. Pero bueno, si a la palabra hay que respaldarla con algún título allá iremos, nada más que por hablar o para decir lo que dicen todos o por seguir el viejo mandato anarquista de no callarse la boca.
 
Retomando y poniéndome en intelectuloide, y te lo tiro para que lo melonees y me bajes línea. Hay algo en la cultura norteamericana que aun con lo que yo le adoso al puritanismo anglosajón mantiene y que en definitiva evita pensar la sociedad en el marxista sistema de clases. El negro allá es biológicamente negro, le digan nigger, afro-americano, negroe o lo que fuera, la barrera social no se quiebra. Allá un afro-americano es negro junte cartones en un changuito de supermercado o sea presidente. 

El norteamericano piensa la sociedad biologicistamente, las diferencias sociales son biológicas, las pobreza es biológica, la delincuencia es biológica y responde a “razas”. Acá no es lo mismo el cartonero que el morocho en un audi. No es lo mismo el pibe de los monoblocks que Tévez. Los “negros de mierda” de acá pueden cambiar su condición según la suerte que les toque, en todo caso el “hay que matarlos a todos” va dirigido contra una clase y no necesariamente contra una etnia. Qué hay nazis, claro y lo extraño de muchos de ellos es que no suelen ser muy rubios que digamos. 

Ahora yo claro que coincido con el respeto a las diferencias, siempre pensé que son estas la que nos enriquecen pero ¿por qué encontrar diferencias dónde no las había? Ahora mi amigo El Negro, infiltrado el puritanismo anglosajón ha dejado de ser igual a mi! Balbi me dice gordo y ya hay una diferencia entre nosotros que no existía, incluso perdemos parte de nuestra cultura del chiste, de la demostración afectiva: si yo le digo a una mina: !Ay mi gordita linda! Lo menos que hace es dejar de hablarme por algún tiempo.
Veo que en twitter se usa el “@” en palabras como “todos”, no sé a qué se debe pero intuyo se trate de esa ambigüedad del carácter que asemeja un “a” y una “o” al mismo tiempo dándose a entender que “tod@s” es todos y todas al mismo tiempo.   

Y entramos en un problema serio, nuestra lengua es irremediablemente machista, dejar de discriminar con ella sería dejar de hablarla y buscar otra nueva, mientras tanto no hay otra así que seré y serán todos machistas , hasta las feministas que nombras.
Me acuerdo una vez en ese foro de forros que escribí (¡complejo! ¡con palabras difíciles! Yo que escribo peor de lo que hablo) mi concepto de “patria” y no buscaba cambiar la palabra o encontrar una nueva sino apropiármela, robársela a los milicos, a la oligarquía. A vos que te gusta Nietzsche en la Genealogía de la Moral tiene un concepto abrumador, el tipo dice: “imprimen a cada cosa y a cada acontecimiento el sello de un sonido y con esto se lo apropian”. Tremendo, la lengua es la lengua del poder y por otra parte cada acontecimiento lo narra el poder y se establece así, como verdad, la verdad del poder, porque sí hay verdad!  esta es la que impone el poder. La palabra “negro” está cargada negativamente por el poder anglosajón, quizá, para lavar culpas inventen esas cosas de afro-americanos. 

Ahora, para mí la palabra negro me recuerda a mi amigo el negro, es decir va cargada de afecto, es positiva. Negro para mi es Miles Davis, Coltrane, Cannonball, Parker, la maravillosa pentátonica. Negro son esas mujeres selváticas, esa sed de fruta exótica, diferencia que da flor colorida. ¿por qué blanco es bueno y negro malo? O ¿blanco lindo, negro feo? A mí me importa poco andar importando culpas o tener que andar diciendo: que hijo de puta como toca este afro-americano que me hace sentir en película yanqui o como Capusotto en Latino Morales, me gusta más el juego de robarle las palabras al poder y resignificarlas. La subversión de la lengua.

Abrazo

!No dejen de mirar el comentario que dejó Luz a continuación! Impecable como toda ella!

7 comentarios:

luz dijo...

Muy interesante, me va a dejar pensando un buen rato!(la posición biologicista indica la imposibilidad de cambio?)

Para seguir pensando,transcribo este poema de alguien que habla desde su negritud:

Querido hermano blanco,
cuando yo nací, era negro,
cuando crecí, era negro,
cuando estoy al sol, soy negro,
cuando estoy enfermo, soy negro,
cuando muera, seré negro.
En tanto que tú, hombre blanco,
cuando tú naciste, eras rosa,
cuando creciste, eras blanco,
cuando te pones al sol, eres rojo,
cuando tienes frío, eres azul,
cuando tienes miedo, te pones verde,
cuando estás enfermo, eres amarillo,
cuando mueras, serás gris.
Así pues, de nosotros dos,
¿quién es el hombre de color?
Léopold Sédar Senghar

Indio dijo...

Exacto Luz, al responder las diferencias sociales a razones biológicas (raza, genética etc) quedan naturalizadas. Los negros en EEUU suelen ser la gran mayoría de las clases bajas, esto no responde, en la visión biologicista, a aspectos sitémicos, económicos, sociales, culturales sino a la propia naturaleza por tanto es esta, la naturaleza, la que hace al negro pobre y no el capitalismo. Por supuesto no se quedan en los negros, tienen toda una pirámide racial cuyo ápice es el blanco anglosajón cristiano

Indio dijo...

El poema de Léopold Sédar Senghar es de una enormidad abrumadora!!! Gracias

Shisitox dijo...

Interesante post, no estoy en mis mayores capacidades dada la hora que es, pero adhiero a que el lenguaje tiene todo un bagaje de significados atrás, la tensión está entre adoptar el significado que las palabras tienen, resignificarlo o inventar uno nuevo (complicado...). El problema es cuando la palabra presta a confusión. Recién debatía con alguien en mi blog sobre "revolución", al fin y al cabo ambos apoyábamos lo mismo y nos oponíamos a lo mismo, lo que era diferente era el significado que para cada uno de nosotros la palabra "revolución" tenía. Será cuestión de formar acuerdos, básico para que nos entendamos mejor...

Indio dijo...

Shisitox mirate estos que me interesa tu opinión ya q tienen que ver con lo que te decía en el twitt

http://pensandoenquerandi.blogspot.com/2010/10/lanata-democracia-y-libertad.html

http://pensandoenquerandi.blogspot.com/2010/10/es-fernando-iglesias-un-golpista.html

Saludos y gracias!

Roge dijo...

Qué buen post. Para pensar un poco y tomar acción sobre la resignificación de las palabras en nuestro lenguaje. En lo que a mí respecta, le he perdido con los años el miedo a la palabra "negro". En mi tierra de origen, aunque socialista, existe cierto "racismo" subversivo, con el cual la "revolución" no había acabado del todo hasta los años 90. No podría opinar concienzudamente sobre el estado actual de cosas respecto a eso, pues hace 15 años que no vivo allá. Sin embargo recuerdo que "negro" era sinónimo de "delincuente". Y era normal escuchar frases como: "cruzamos para la acera de enfrente porque venía un negro" / "un negro entró a robar en la casa de fulano"/ "Si vas por ahí te va a agarrar un negro" y así.. otras tantas, dependiendo de las circunstancias. Obviamente, esto no es gratuito y es herencia que nos dejó la sociedad española y la esclavitud. Herencia que no borró sino que acentuó la seudorepública una vez alcanzada la independencia de la colonia española. La revolución cubana ha hecho muchísimo en el tema. Lo anterior no impide que entre ambas razas (y agrego el mestizaje), por decirlo de alguna manera, no se desarrollen relaciones de amistad, afectivas, sociales o laborales. En Cuba todos los colores se mezclan en los más diversos ámbitos desde hace ya varias décadas, sin embargo la connotación de la palabra "negro" no ha variado tanto.

Indio dijo...

Es muy interesante tu comentario Roge, siempre he pensando en eso, tantos años de revolución y tanto prejuicio arraigado. 70 años de revolución soviética y los rusos salieron corriendo a buscar la mercancía deslumbrante que ofrecía el capitalismo allá en el final de los 80's.

La raza es un invento de la antropología inglesa al servicio claro de los ingleses. Con la aparición de la genética el tema raza no se toca mucho, al parecer descubrieron que un blanquito anglosajón tenía más en común con un hutu africano que por ejemplo un uruguayo blanco. en otras palabras el hombre está tan mezclado que no hay forma de separar genéticamente al hombre en razas. Con la genética cae el concepto de raza, hoy la antropología utiliza el término "población" en su lugar pero como es lógico no hay mucha difusión al respecto.

No puedo extenderme acá pero el "negro" aparece por una necesidad mercantil, cuando se lo convierte en mercancía. El color es incuestionable y esto fue la solución al problema que tuvieron para definir quién era esclavo y quién no.

Recuerdo una de las 2 peliculas Cubanas que vi en mi vida. Era la relación que entablaban un militante del partido y un homosexual. En uno de los diálogos Diego, el gay, dice algo de los negros a lo que David, el militante del partido le contesta: ¿Además eres racista? y Diego dice algo así cómo: !yo sé muy bien lo que vale un negro! Pero...

Podría decir que los prejuicios se superan con información y que el problema es que los canales de información los maneja el poder y el poder es de derecha, racista, energúmeno y lo de Cuba que contás quizá demuestre la fortaleza con que arraigan los prejuicios en los pueblos. Sólo hipotizo, alguna vez me encantaría invitarte un café para que charlar de estas cosas y la vida cotidiana que recordás de esa Cuba que viviste

Abrazo

Related Posts with Thumbnails