jueves, 4 de noviembre de 2010

Historias de desaparecidos

Miguel Arcángel Roscigna
En 1927 los hombres no lloraban y mucho menos Miguel Arcángel Roscigna. El comisario Bazán sabía que esta clase de hombres era “incurable”, tipos que aún bajo la más severa custodia seguían teniendo  una peligrosidad extrema. La policía sabía que era infructuoso interrogar a Roscigna, resistía las más feroces torturas sin soltar palabra.  Pero quiénes eran estos tipos que vivieron su vida como una mecha encendida.

Si pasan por la esquina de Córdoba y Florida, en la mano norte pueden ver una puerta de hierro, ese enorme arte era fruto de los herreros de obra. Roscigna era uno de ellos, un calificado herrero de obra, obrero metalúrgico altamente calificado.  Un hombre de una inteligencia brillante al que sus compañeros lo recordarán como : “su vida fue un verdadero poema épico, un canto a la solidaridad”, “el más desinteresado”, “un hombre que en la vida burguesa hubiera podido vivir una existencia cómoda y sin sobre saltos pero que prefirió abandonarlo todo jugarse por la idea”. El mismo Abad de Santillán, quién representaba una corriente contraria en el movimiento obrero a la de Roscigna dirá: “era un hombre capaz, inteligente, decidido, generoso” y su compañero Emilio Uriondo dirá de él:  “el más inteligente de todos los anarquistas de acción”.

Pero démonos una idea de la dimensión casi dostoievkiana de las acciones de estos anarquistas. Roscigna se sabe era un un tipo cerebral, planificador pero de los que cuando había que actuar era quién iba al frente. Radowitzky, célebre por haber asesinado de un bombazo al Coronel Ramón Falcón, el sanguinario jefe de policía ejecutor  de la semana trágica, se encontraba en el penal de Ushuaia. Para los anarquista era cuestión de honor liberarlo y aquí podemos observar la dimensión, coraje y astucia de Roscigna.

Cuando está todo listo y preparado para la fuga un “irresponsable” (lo cito a Osvaldo Bayer) en el congreso de la USA (Unión Sindical Argentina de tinte socialista) denuncia: ¡Roscigna esta de perro en Ushuaia!

Los anarquistas con el afecto que les tenían le decían perros a los policías y guardiacárceles. Frustrado el plan Roscigna emprende la fuga pero para que no haya sido en vano el esfuerzo incendia la casa del director del penal para luego desaparecer. Tiempo después, y como dice Bayer, “una verdadera obra de arte bombístico”, junto con Uriondo, le envía un libro al director del penal cuyo contenido es efectiva y sin metáfora explosivo.

Por esos días al movimiento obrero  no sólo lo reprimían con la policía, sino que actuaba el ejército y la famosa Liga Patriótica, un grupo parapolicial de extrema derecha comandada por el Dr Manuel Carlés y que aglutinaba a los hijos de las clases acomodadas y la oligarquía. La liga  no sólo la emprendía contra anarquistas y socialistas sino también contra los judíos con especial saña. Son harto conocidas las atrocidades que cometía este grupo. Manuel Carlés, dice Bayer: fue el primero en utilizar la frase “de casa al trabajo y del trabajo a casa” y lo cito porque hay un enrome debate pendiente en el peronismo que alguna vez tendremos que dar.


Sabía usted que ando en moto, es un buen vehículo y de alguna manera uno puede imaginárselo a Roscigna arriba de una motocicleta. Lo llevo a dar una vuelta en la Suzuki, digamos una vuelta "temporal". Abríguese porque arriba de la moto el frío se siente y nos vamos lejos, a la mañana del 1º de octubre de 1927, vamos al hospital Rawson.

Llegamos, tiene frío? Le dije que se abrigue, bué esperemos al sol así se entibia un poco. Mire ve a ese hombre en la puerta con la cabeza vendada, se llama Antonio Moretti, su hermano está allí en ese auto, ¿lo ve? Mire con cuidado por favor. Ahora observe la puerta del hospital, ve detrás de la señora, al de la gorra y anteojos valga la analogía, a lo anarquista, pues bien ese no es nada más ni nada menos que Miguel Arcángel Roscigna y si ve más allá, al otro convaleciente es Andrés Vázquez Paredes y si todavía no entró en calor prepárese porque en un rato esto va a ser un infierno de balas venga cubrámonos.

En la balacera muere el policía Francisco Gatto y los militante huyen con un botín 141.000 pesos ¡de los de 1927 ¡ destinado a la causa. El amigo de Yrigoyen, gran enemigo de la clase obrera y director de investigaciones, comisario Santiago será el encargado de iniciar la persecución que será de antología y que no solo lo hará quedar en ridículo a él sino a todo el departamento de policía. La persecución comienza en San Fernando y recién los anarquistas lograrán perderse en un barrio obrero, pero no de San Fernando o el norte de la provincia de Buenos Aires, sino de Montevideo. El ridículo de la policía es absoluto, los diarios se mofan y Bazán se la juna a Roscigna.

¿Quién era Fernández Bazán? Pueden o seguir leyendo o ir a conocerlo personalmente a través del retrato que cuelga actualmente en la jefatura de policía en la calle Moreno de esta capital. Me alegro que se haya quedado. Pues bien, Bazán era el célebre inspector general de la policía durante los sucesos que relato. Se hizo conocido por la famosa “ley Bazán”. Una norma que estableció para sus subordinados y que en la siguiente frase comprenderán en toda su dimensión y no solo por lo dramático sino  por lo profético: “no se rompan muchachos: los fondearon en el Río de la Plata”.

Pobrecito Roscigna si llegara a caer en manos de un Santiago o de un Bazán, sabe muy que le espera y es cuidadoso. Pero los anarquistas no eran tipos de amilanarse y arriesgando demasiado los Moretti comienzan acciones expropiadoras que terminaran por otra huida a talón pisado. Roscigna vuelve a la Argentina, Uriondo se va para Brasil. En Argentina Roscigna planificará la liberación de compañeros del penal de Punta Carretas en Montevideo, operación cinematográfica en la que logran fugar nueve compañeros entre ellos Moretti a través de un túnel de 50 mts cavado desde una casa frente al penal y según la policía: de perfecta ingeniería.

Una noche en la casa que compartía en Montevideo con Roscigna, Moretti, mientras toma mate en el patio ve entrar a un perro perseguido por un robusto hombre que trabajaba en la perrera. Cuando lo ve enlazar al animal Moretti intercede y defiende al perrito. El hombre se va pero lo reconoce: “es Moretti estoy seguro, compartimos pabellón en Punta Carretas, lo conozco bien” delata en la policía.

Por la noche con refuerzo del ejército Roscigna es capturado por la policía uruguaya. Bazán afila los colmillos y sin perder tiempo y se pide enseguida la extradición. Roscigna sabe que está perdido pero  tiene una idea brillante,  decide confesar su participación en la fuga de punta Carretas y el robo de autos y así la justicia uruguaya le da 6 años de prisión. Bazán otra vez en ridículo pero va a esperar juntando odio esos 6 años.

A Severino de Giovanni lo condenan a muerte, no les basta, hasta el día de su fusilamiento lo torturan con una brutalidad inusitada. Juan Antonio Morán, anarquista, secretario de la Federación Obrera Marítima aparece con un solo tiro en la nuca pero su cuerpo está tan horriblemente martirizado que tardan días en reconocerlo. A Roscigna le quedan 6 años pero le llega la hora. Es puesto en manos de la policía argentina en un arreglo con la uruguaya y comienza, ¡preste atención!, el peregrinaje de la Hermana de Miguel. Cuando lo va a ver le dicen que fue trasladado a La Plata, en La Plata le informan que está en Avellaneda, allí la mandan a Rosario, a Tandil y así sucesivamente. La Comisión Pro Presos actúa pero no logran nada. Un oficial, en tono confidencial les dice: “No se rompan más muchachos; a Roscigna, Vazquez Paredes y Malvicini les aplicaron la ley Bazán, los fondearon en el Río de La Plata”.

Hasta hoy no se volvió a saber más nada de Roscigna y sus compañeros. El hecho ocurrió en 1936. No podemos evitar ver esas alas negras que se abrirán en toda su oscuridad a partir de 1976. Roscigna, Vazquez Paredes y Malvicini son los primeros detenidos-desaparecidos de la historia Argentina, luego vendrán Vallese, luego los 30.000, Miguel Bru y Julio López en una persistencia maldita que recorre la columna vertebral de nuestra historia.


El libro que cito de Bayer es: “Los Anarquistas Expropiadores”, recomendable es también “Severino Di Giovanni, el Idealista de la Violencia” y claro está e indispensable su monumental obra: “La Patagonia Rebelde”.  No será en último post sobre el anarquismo. No sólo por el concepto de proto-pernoistas, que amablemente el Profesor Daniel Chiarenza tuvo la amabilidad de explicarme, sino por el sujeto histórico peronista, el migrante interno y el debate sobre su  grado de conciencia de clase y combatividad en la luchas obreras.

1 comentario:

luz dijo...

Tus notas, siempre interesantes, permiten remitirse a un autor que considero imprescindible.La Patagonia Rebelde es uno de los libros que me permitieron conocer,hace muchos años, "la otra cara de la historia" en contraposición a la historia oficial. Admiro a este hombre,"anarquista y pacifista"(según sus propias palabras),humanista y gran investigador.

Related Posts with Thumbnails