sábado, 30 de octubre de 2010

Homenaje a Nestor Kirchner, pequeña carta a un amigo

Nacho me alegra mucho encontrar tantos amigos, gente querida que por esas cosas de la vida hace tiempo no veo y hallarlos en los mismos sueños y esperanzas. Hoy el discurso hegemónico se cae a pedazos en cada abrazo, en cada encuentro, en la botellita de agua que alguien le alcanza a otro mientras espera en la fila para despedirse de Néstor Kirchner. No hay argumento alguno capaz de erigirse contra ese amor, ¿qué extraño no? siempre los argumentos para opacar la alegría, para acabar con el amor, siempre el impulso tanático, el "Cristo Vence" pintado en los aviones de la libertadora, las picanas borrando sonrisas, desfigurando juventudes.

Los negocios que arrojaban gente a la ignominia en los 90's, arrojados a los basurales de la periferia, a la miseria y la exclusión del hambre más imperdonable. Los sectores medios que con tres pesos que la economía les permitió meterse en el bolsillo abandonan el "piquete y cacerola la lucha es una sola" por su tradicional "hay que matarlos a todos" y la desesperanza, el voto no positivo que nos encontró solos, aislados en nuestras casas, sin hablar con nadie, creyendo que todo se caía a pedazos pero no, la vida florece, de los basurales de la miseria brota siempre para encontrarse con su más hondo sentido. La muerte de Néstor Kirchner fue eso: un renacer, una comunión en lo dionisíaco y en estos encuentros nos reencontramos  con  el amor, ese amor que no es otra cosa que la imparable fuerza de lo vivo.

Abrazo grande

3 comentarios:

Anyuletta dijo...

Hiciste blog! Te felicito

Indio dijo...

qué alegría encontrarla por estas tierras de frondosa electrónica. Recuerde que tengo su libro de Marta Harnecker y el café enfriándose!!!!

Puentes Libres dijo...

K
V

Related Posts with Thumbnails