martes, 5 de octubre de 2010

¿Es Fernando Iglesias un Golpista?



1989 es un año especial para el joven Fernando Iglesias: se cae el Muro de Berlín. Millones de trozos van a terminar  adornando los escritorios de la posmodernidad. Los tres tomos del Capital se empolvarán en las bibliotecas. Los engranajes añejos que movieron la Historia dan sus últimos rechinos. 

La posmodernidad vino a suceder a la modernidad que se caracterizó por los grandes relatos, las utopías, los movimientos revolucionarios, el telos de la historia, la fortaleza ideológica.

La posmodernidad decreta la muerte de todo esto y el neoliberalismo sabe aprovecharlo.
El pensamiento posmoderno ya no sumergía a nadie en la angustia, ni exigía la vida por la causa. Todo perdió densidad, la cultura se volvió liviana, los pensadores irónicos (¿piensa en Caparrós? Yo también), el descreimiento absoluto. 

La diseminación es un concepto clave de este pensamiento que se erige contra todo relato totalizador y qué cosa más totalizadora que el Estado. El Estado se desmantela, pasa a desguace, se disemina, de desconstruye mientras se faranduliza la existencia.
Si el Estado es totalizador y lo bueno es la destotalización es, el Estado, por lo tanto, totalitario. Retengamos esta última palabra.

La ideología es reemplazada por los fundamentalismos y las diferencias democráticas se enaltecen para ser respetadas. Aquí ya tenemos “fundamentalismo” y “totalitarismo” para ir construyendo el pensamiento de Fernando Iglesias y los suyos. 

Fernando Iglesias no es un golpista (o por lo menos no lo es en el sentido tradicional, iré a eso), es un demócrata posmoderno quien ve en nosotros el pasado, se ríe de nuestros conceptos: la historia, el compromiso, las ideologías, la utopía, las causas, los grandes relatos, el estado y opone a estos las nociones posmodernas.

Cuando Fernando Iglesias retwitea nuestros twits lo hace para mostrar que él está parado en el ápice de la historia, que ve lo que los demás no ven. Por eso contesta, está orgulloso de su pensamiento. En él concluye la Historia. Él es el único que leyó a Lyotard y lo leyó mal a no ser que en su grandilocuencia ubique a Buenos Aires como una de las metrópolis centrales y si es así no por otra cosa que es él quien vive en esta ciudad.
El tren de la historia le pasó por encima y nosotros lo saludamos desde lejos, hasta le gritamos: ¡subí  boludo¡ Y el nos mira con su sonrisa socarrona desde su jardín florido, desde su mundo de cajita feliz, desde su democracia destotalizadora  mientras algún misil lo sobrevuela con destino a medio oriente o algún golpe de estado se gesta en nuestro continente.

Recapitulemos: él ve en nosotros el pasado y nosotros vemos el pasado en él. De aquí que las charlas con Iglesias sean inconducentes, exasperantes.

Cuando se da el intento de golpe contra el presidente Rafael Correa, Iglesias  lo ve como un acontecimiento, no un acontecimiento en el sentido foucaultiano sino como un acontecimiento natural, un alud, un terremoto, una inundación. Para él la historia se encuentra detenida, esto no se trata de un hecho histórico, ni siquiera de ese acontecimiento sin sujeto, sin en-si sartreano. Mucho menos de la síntesis dialéctica hegeleana. Para él es una simple llovizna. Ni siquiera lo festeja como creyeron algunos. No es un golpista. Ni Lilita lo es en un sentido tradicional, digamos que aquí está la diferencia con Grondona o Biolcati. 


Volvamos por un último momento a mi “Fernando Iglesias no es un golpista”. ¿Si el Estado es totalitario como dijimos y la ideología fundamentalismo derrocar a un Gobierno “fundamentalista” y “totalitario” en pos de la “democracia” no sería salvarla? 

Cuando Lilita compara a Kirchner con Chauchescu, Iglesias lo compara con Stalin y ambos con Hitler realmente creen que el peligro existe y se ven a sí mismos como la luminaria de un pueblo sumido en la oscuridad de la ceguera, como el alemán ante el nacionalsocialismo, y sí la luz no nos alcanza de qué cosa serían capaces para “salvarnos” del “nazismo”. Asusta pensarlo.

10 comentarios:

Eugenio dijo...

Demasiado trabajo te tomaste para nada: si analizas el discurso de Fernando Iglesias, a poco de comenzar, te queda claro que usa palabras sin conocer su significado, es ahistórico, acrítico, es una construcción artificiosa, no hay sustancia en ningún sitio, está fuera de todo y solo maneja algunos íconos, pero quitándoles toda relación con el significado. Por eso nos confunde, por que cometemos el error de mas frecuente de los seres inteligentes: concederle al contrincante la misma inteligencia de que tenemos la suerte de disponer. Somos nosotros quienes corremos con el gasto de significar lo que el arma, sin proponerse significado alguno. Y encima le va bien, tanto en su trabajo, como en nuestra atención. Con ese perfil, llegó muchísimo mas lejos de lo que hubiese podido imaginar y cree que ha sido justo su ascenso!.
¿Para que va a cambiar si está mas que satisfecho? solo tiene que seguir repitiendo lo que lo llevó hasta ahí. Eso es, obedecer a quienes lo encumbraron, seguir hablando como si dijera algo y rebotar los twits sin gastarse en algo que no puede hacer: entenderlos.

luz dijo...

Muy bueno el análisis, porque permite la reflexión sobre temas muy complejos y no se queda en la crítica a F.Iglesias, al que yo no le restaría valor intelectual como hace Eugenio, ya que, me parece, subestimar al contrincante puede llevarnos a cometer serias equivocaciones.

Anónimo dijo...

Una sola correción. A Fernando no le gritamos:¡subí boludo¡ Por lo menos yo, le digo PELOTUDO. Creo que es mejor calificativo para este impresentable. Y soy @enridesalta

Anónimo dijo...

Excelente el trabajo.. no se si merecía tanto..

Anónimo dijo...

Me quede con la duda lo habrá leído.. por que no ha mejorado en nada.... pobre bolu..

Anónimo dijo...

Que enorme pelotudez que escribiste campeon. Vos y todo el grupete de bloggers K que cobran un sueldo para escribir pelotudeces. No leiste ni un libro gil. Si peron viviera te echaria de la plaza de nuevo salame. Ustedes son los que en los 90 eran menemistas, ahora son kirchneristas y cuando sean viejos van a ser neoliberales. Lo peor que los giles como yo les vamos a pagar el sueldo toda su vida.

Anónimo dijo...

No me parece necesario analizar a Fernando Iglesias con tanta profundidad. Él cree, como tantos otros, poseer una revelacion divina que lo ubica sobre el resto de los mortales, sin embargo, la historia lo pasó por arriba. No dudo de su capacidad intelectual pero si de sus sentimientos. Fernando Iglesias siente profundo desprecio por lo movimientos nacionales y populares, por eso su mirada esta puesta siempre en Europa. Desprecia la unión latinoamericana y en particular el movimiento peronista. No le veo mucho recorrido en la politica si no aprende a construir junto al pueblo.
@elemilianito

Indio dijo...

Hola Emi, comparto lo que decís, comparte (con todos los gorilas) ese desprecio por lo popular, por la masa, el morochaje, el choripán etc. Es un rechazo de clase que quizá tenga su trasfondo en un temor arcaico. Que lo tome a él es anecdótico más bien representa al sujeto de los 90's. Son en sumo esos popes del mercado que encuentran dictaduras y tiranías en todo Estado que intente intervenir entre los mercados y el pueblo.

Abrazo

Raul dijo...

No me gusta Fernando Iglesias en muchos aspectos,por lo cual no lo votaría seguramente, lo que mas le critico, es que hace RT de imbéciles mal educados que lo insultan desde el anonimato.
Muchos prefieren insultar que decir: no estoy de acuerdo con lo que pensas, o yo píenso diferente.
@ruloquaglia
ruloquaglia.blogspot.com

Anónimo dijo...

che despues de todo Fernando Iglesias es un intelectual, alguien que ha estudiado y a sido militante activista.. no es verdad que sea un posmoderno al estilo Lyotard... eso es sólo descalificación barata.
el chabón se ha escrito unos 6 libros y si querés hablar de el, al menos tomate el tiempo de leer un poco su derrotero y verás su desencanto con el activismo deslocalizado del que fue parte y desde allí que comenzó a involucrarse en la política argentina nada menos que como diputado de la Nación... aclaro que no es la persona de mi mayor simpatía ni mucho menos pero me hace asar la arrogancia del que escribe, que así como acusa a Iglesias, parece el mismo sentirse con una comprensión superior y verdadera de la realidad y la historia..
citonmza@hotmail.com

Related Posts with Thumbnails