martes, 26 de octubre de 2010

Ahora somos todos del Ku Klux Klan

Los Estados Unidos exportan su cultura y esta exportación funciona gracias a que hay quienes la importan lo que nos lleva a una globalización de las problemáticas culturales norteamericanas. Hoy, mientras charlaba con una amiga y tenía de fondo el programa 678 vimos una publicidad donde aprecia una negra diciendo algo así como: yo soy afro-argentina.

Cualquiera que tenga algunos años tuvo algún amigo a quién con cariño le decía “el negro”, al amigo de ojos achinados “el Chino”, “el Gordo”, “la Negra”, “fósforo” al pelirrojo, “La Peti”, “El cabezón” etc. Existió siempre entre nosotros el apodo basado en alguna característica física. ¿Cómo sucedió que ahora soy racista por decirle “negro” a mi amigo el Negro y soy discriminado porque uno de mis queridos amigos me dice “el gordo”?

¿Quiénes son los que importan todas esas problemáticas que jamás tuvimos? Hay muchos: las becas para las universidades norteamericanas no son por las bondades del imperio para los pobres incivilizados del patio de atrás. Qué la fundación Rockefeller financie un programa sobre Raza y Etnicidad en la Universidad Federal de Río de Janeiro es un ejemplo de esto.

Y tenemos también a directores de instituciones, editores, cientístas sociales, divulgadores que seguramente de buena fe hagan propio cuestiones del puritanismo anglosajón inundándonos con problemáticas exógenas, anteponiendo la doxa norteamericana a las producciones locales, importando pensamiento, un pensamiento que nos piensa desde afuera y que nos incluye en la globalización cultural que no es otra cosa que la americanización del mundo occidental.

Continúa acá: La subversión de la lengua

4 comentarios:

Mariela Torres dijo...

Me pasó hace poco en Facebook que comenté una cosa curiosa que decía la remera de un gordo que vi en el colectivo, y me acusaron de discriminadora por mirar a un gordo. Sí, por mirarlo, parece que a los gordos no hay que mirarlos porque es discrimatorio para con ellos.

Saludos.

Indio dijo...

me vienen pasando muchas cosas de esas. Hace poco me trabé en una charla con la palabra "Indio". Me iba a referir a un indígena pero decir indígena era remitir a Indio, busqué sinónimos: autóctono, nativo, natural, originario pero todas parecían etimológicamente o significativamente factible de interpretarse como discriminatoria así que me mandé con un: "patriovernáculoendémico" para azoramiento de mis interlocutores.

Dai. dijo...

Es un tanto y un tanto... el otro día estaba en coto, ese que me conoce. Dos personas, madre e hija etnicamente aborígenes, decían: "nosotras somos indias, somos muy cagonas" Indio vago, negro bueno para los deportes; no son puritanismos anglosajones: son realidades contrastables delmás rancio prejuicio.

Si acuerdo que el puritanismo que no lee contextos es una cosa terrible, pero no sé si atribuirselo a los anglosajones. Tiene que ver en todo caso con la construcción de objetos intocables, de verdades dadas sin cuestionar. Y de en vez de contruir otro entorno, ver lo dinámico y lo contingente, se pasa a la mismo con otro ángulo. Valga cómo ejemplo cierto feminismo autoafirmativo que parece solo machismo invertido, donde todo lo supuestamente femenino es bueno, lo masculino es malo, y la mujer es un ser inocente, puro y bueno incapaz de nada malo... no dándose cuenta que se iguala con ciertas posturas religiosas que tanto critican...

Indio dijo...

comento acá Diego: http://pensandoenquerandi.blogspot.com/2010/11/la-subversion-de-la-lengua.html

;)

Related Posts with Thumbnails