viernes, 17 de diciembre de 2010

Empanadas fritas

Hacía tiempo que no íbamos a la villa. Nos invitaron a una fiesta. Un solar al que se accede a través de los pasillos típicos. La cadencia fumona de la cumbia, guirnaldas de colores, luces navideñas y empanadas fritas. Enseguida los chicos me rodean y se prueban uno por uno el casco de la moto, mis dos pulgares hacen de manubrio y avanzamos por terrenos irregulares imaginarios hasta el inevitable choque, algarabía general y cambio de piloto. C.  se pierde en un ricón con unas chicas de las cuales dirá luego: cuando hace calor y la humedad se concentra las paraguayas nos sumergen en sus selvas, sus pieles brillan como los ojos de un yaguareté en la vegetación espesa. Son salvajes, nuestra cultura nos ha alejado de toda escancia, nuestros cuerpos nos incomodan. Cierto C., el orgasmo es para nosotros una cuestión médica, para ellas arte, no haber perdido contacto con el ser.

¡Están buenísimas! Le respondo a R que me pregunta por las empanadas mientras su mujer, la cocinera, se acerca y me explica sobre su elaboración. Aprendió a hacerlas ayudando a su madre quien trabajaba en una casa de familia en Entre Ríos. “La carne picada a cuchillo, no como las hacen acá con carne picada o los cordobeses que le meten papa y cualquier cosa”. ¡Y fritas! Agrego aprobando. Claro fritas, me responde mientras me ofrece otra y C. que repostaba vino advierte sobre el “peligro de escasez” al permitírseme estar apostado al pie del papel donde se acumulanban las que iban saliendo.

Lo escuché a C. hablando con un hombre sobre el Indoamericano. Me acerco, el hombre, mayor, con la cara curtida y un claro acento santiagueño le decía a mi amigo: “vacío ‘taba esto hermanito, se fueron tuitos paraiá”. Mientras conversábamos del tema la gente se iba acercando. A todos les interesaba saber nuestra opinión, no respecto de la toma del parque. Acá se sabe cómo fue, una realidad que no tiene mucho que ver con las teorías que fuera de estos barrios se manejaron y dieron pié a cierto macartismo militante. El interés estaba dado por Cristina. Nos preguntaban por Cristina. “¿Cristina es buena?” “Mi hermana dice que hay que votarla a ella”. “¿Da mucho no? Lo de la asignación es bueno”, “ Mi papá trabaja en los planes de vivienda ¿eso lo puso Cristina no?” y mientras conversábamos nos íbamos dando cuenta que para ellos Cristina era lo mismo que Macri o que cualquier político. Acá lo que valía, lo que inclinaba la balanza no eran las ideas sino la guita contante y sonante. “El pueblo ya no es peronista” me dice C., “El pueblo es de quien le pone la teca, no la ponés: De Narvaez y jodete hermano y que sigan los boludos chamuyando”.

Una chica se me acerca y me dice, lamentándose, que ella no se había anotado para lo de la asignación” y creía que ya era tarde. Le digo que no, que podía hacerlo. Muchas escuchaban, al parecer esto interesaba más a las mujeres que a los varones. No se habían anotado y creían que habían perdido la posibilidad. "¿No hay punteros en el barrio? Claro si están todos de fiesta en fiesta" se enojaba C. Más o menos les explicamos como era el tema de la asignación y quedamos en que les averiguaríamos bien los requisitos. Se habló de Nestor, en la villa lo tenían por un buen hombre: “gente sencilla” y a Cristina había que votarla porque “da”.  
Un pibe, que al parecer le molestaba Cristina y optaba por Macri pregunta: Y qué pasa si pierde Cristina. C., con su habitual tacto, responde: ¡empanadas de gato!  

La sonrisa de los bolivianos debe ser de las más francas y  sinceras. A., una vecina de la villa de 36 años me contaba que ella compraba ropa usada, “la que ustedes tiran”, la arreglaba y la vendía, con eso vivían ella y sus tres hijos y solo se le borró su maravillosa sonrisa cuando pensativa dijo: nunca voy a poder salir de acá. Nos quedamos en silencio, sentados en el banco mirando los remolinos de insectos que confundían una lamparita con la luna. “La televisión es como esas lamparitas y nosotros como esos bichos, nos esconden la luna” le digo y me mira. Luego busca un cigarrillo, se lo enciendo, exhala una bocanada y vuelve a mirar los remolinos de bichos, le da otra pitada a su cigarrillo y al rato me dice: y vos como sabes que buscan la luna?

jueves, 16 de diciembre de 2010

Achicar el Gasto ¿Para qué quieren la guita?

Comencemos por aclarar que todos los países que el establishment llama serios (cualquiera que no sea como nosotros) cuentan con un seguro de desempleo (aparte de planes sociales y subsidios a distintos sectores) que por supuesto, y por ser justamente serios, nadie allí cuestiona. No como acá que al seguro de desempleo lo llamamos: alimentar vagos.

Todo subsidio, y mucho más aquel que va a parar al bolsillo de la gente humilde, nuestro establishment suele llamarlo gasto público. Es decir déficit fiscal y esto vendría a generar una desfinanciamiento del Estado y su consecuente endeudamiento. Para entender esto nos lo explican fácil: imaginemos una familia y su casa. Supongamos que esta familia gasta más de lo que gana, en poco tiempo la familia queda en la calle. Esto es tan racional y lógico que: horror, apocalipsis, miedo, espanto, ¡NO LLEGAMOS A FIN DE AÑO! Un subsidio, un plan, una inyección de dinero al bolsillo lo llamamos gasto. Veamos ahora que pasa si en vez de gasto lo llamamos inversión.

Supongamos que inyectamos dinero en el bolsillo de la gente. Esa gente consume y ese consumo redunda en una reactivación del mercado lo cual trae aparejado aumento del empleo y mayor recaudación impositiva. Al expandirse el mercado se invierte capital, es decir aparece mayor demanda de bienes que para producirlos necesita de trabajadores e infraestructura, al invertir el Estado  en infraestructura no solo produce empleo al requerir esto mano de obra, es decir mayor demanda y consecuente inversión de capitales, sino que garantiza este crecimiento que redunda, como ya dije, en una mayor recaudación. A esto entonces lo llamamos inversión. Esta es la diferencia de modelo económico entre Cavallo y Kirchner, tenemos experiencia en ambas, una termina con la peor crisis de la historia de nuestro país y la otra con crecimiento histórico record año tras año. 

Pero esto ya lo conocemos, la pregunta es ¿para qué insisten con “achicar el gasto” si  el crecimiento se da justamente con lo contrario? Pues bien porque todo el dinero que se inyecta en los bolsillos de gente, en la inversión en obra y subsidios a distintos sectores es una porción más que apetecible para los grandes oligopolios del mercado que buscan canalizarlos hacia sus arcas pero menos plata en el bolsillo de la gente genera menos consumidores lo que causa menos empleo que a su vez redunda en menos recaudación acabando en el endeudamiento externo asfixiante,  el remate de los bienes públicos, la recesión económica y el desempleo y claro, esto al establishment y a los oligopolios trasnacionales le importa muy poco, porque efectivamente, como ya calculaste, salen forrados con tu dinero!

domingo, 12 de diciembre de 2010

El Miedo y la Violencia - Lugano parte II

El siguiente es un comentario que dejó Luz en mi Post El Miedo y la Violencia - Lugano Creo que aporta mucho para entender la situación y reivindica además la militancia barrial cosa que yo no hice y por otra parte denuncia las carencias cosa que tampoco yo hice. A ver si la convencemos para que haga un blog!

Me gustó lo que escribiste, permitime decir algo al respecto.Vivo frente a la villa. Es cierto lo que decís: se escuchan disparos por las noches, vemos como son asaltados los vecinos por jóvenes que, corriendo, cruzan Escalada y se refugian en la villa, sentimos la bronca cuando esos mismos jóvenes, nos arrebatan nuestras pertenencias, sufrimos cuando un amigo es herido porque le quieren robar el auto, o es golpeado; sentimos impotencia cuando desde la ventana vemos como le pegan a algún vecino para llevarse su campera, o le muelen la cara a golpes al muchacho que trae el pedido de pizza; esa misma impotencia cuando a pocos metros tiran al suelo a una maestra para arrebatarle el bolso. He visto desde mi ventana una pelea a tiros entre dos bandas que corrían por nuestras veredas!Todo esto y más lo he vivido y lo vivo.
De más está decir que muchísima gente de la villa trabaja, estudia e intenta llevar su vida lo mejor posible.
Muchos vecinos se han preocupado y se ocupan de los barrios de la zona (Nájera, Castro, Zamoré, Copello), forman comisiones, crean un centro cultural,un club de fútbol para los más chicos,cuidan sus edificios,se solidarizan cuando hay un caso grave, como aquella vez que de un balazo dejaron inválido a un chico del barrio y no dejaron sola a su familia; intentan ser escuchados por los sucesivos gobiernos; elevan notas, pedidos, solicitan más vigilancia policial,intentaron que no se estableciera el polo farmacéutico, tardaron más de treinta años para lograr que se construyera una escuela secundaria. En fin, lo que quiero decir es que, los vecinos no bajan los brazos, pero es desesperanzador sentir que pasan los años y todo va mal, que nadie escucha;creo que por eso,ante la expectativa de que nazca una nueva villa, reaccionan de esa forma; porque que pueden pensar ante esto?, simplemente el aumento de toda la violencia que rige en la zona! Y no tiene que ver con que sean inmigrantes, sino con la realidad concreta de todos los días. Es muy difícil la situación de todos, porque tanto unos como otros necesitan ser escuchados y que se realicen acciones para vivir un poco mejor: vivienda para quienes las necesitan, urbanizaciones, hospitales, escuelas, etc. Y hace rato que nadie responde.

El miedo y la Violencia - Lugano

Por qué los vecinos de Lugano reaccionan con tanta violencia por la ocupación de un parque que ni siquiera usan. Porque al parque lo usa la comunidad boliviana para sus fiestas tradicionales y esparcimiento sano y con sus familias. Por qué nunca salió a desalojar a los vecinos más pobres de la villa 20, la Cildañez o la Ciudad Oculta. Qué es lo que hace que convivan habitualmente con paraguayos, peruanos y bolivianos y de un día para el otro se conviertan en hordas de las SS. 

Pues bien no son los dichos de Macri, nadie asesina a otro por una frase que escuchó una vez en la TV. Y sí, créanme, vivo en Lugano, a los vecinos les importa muy poco el Parque Indoamericano  (y ni siquiera muy poco, les importa nada) ¿por qué matar por algo que no les interesa? Probemos con las otras razones: es injusto que les regalen tierras a los otros y no a nosotros. Es injusto que alguien que no paga impuestos pretenda beneficios que nosotros no tenemos. ¿Si a nosotros nos cuesta tanto vivir por qué los otros se la llevan de arriba? ¿Qué derecho tienen para exigir? ¿Por qué un extranjero tiene beneficios que nosotros no tenemos? 

Estas no son frases del barrio, llegan importadas de los barrios con mayor suerte. Se las usa, se las dice porque hay que decirlas, porque son racionales pero la gente del barrio no mata por ellas. Es más,  la frase que más se dijo en el barrio estos días, lo que contradice a las anteriores, es: por qué no les dan tierras en Plaza Francia, en Palermo, Caballito o Puerto Madero. Si se las dieran en los barrios lindos estarían más que contentos e incluso apoyarían la toma de terrenos. El habitante de Lugano no es nazi ni tampoco le importa mucho quién paga o quién no paga impuestos. Entonces se estarán preguntando cómo es posible que reacciones con una furia criminal ante la ocupación de un terreno que ni siquiera les importa. Pues bien: lo hacen por miedo. 

Y no se trata de un miedo a lo desconocido más bien es un miedo a lo conocido y el temor es tan grande que se transforma en una furia desesperada. La lógica de esos ataques es de vida o muerte:  “es mi vida o la de ellos”. Seguramente pensarán que exagero, que no existen lugares tan terribles en donde una lógica semejante aflore pues bien, existen. Puedo proponerles un ejercicio simple para comenzar a entender la cuestión: Salgan como salen un fin de semana y tómense un taxi pero en vez de volver a sus casas díganle que el destino es el barrio Piedrabuena, la intersección de la Av Escalada y la autopista Richieri, las “casitas” de Lugano I y II, los monoblocks de Soldati. Imaginen a sus hijos que salieron y mientras intentan dormir escuchan el tableteo de los disparos atravesando la noche. 

Piensen cómo sería escuchar un grito desesperado de ayuda y no poder hacer nada. En la televisión muestran lo que hace el paco, imagínenlo tan cotidiano como el pan en una panadería, imaginen a las chicos de 7, 8, 9 años prostituidos y los horrores cotidianos que causa. Imaginen el infierno que es vivir dentro de las villas porque la gente de las villas lo padece con mucha mayor crueldad. Ahora estamos apenas en el barrio pero tomamos otra dimensión, ya no es la charla cómoda, la evaluación política sentados en la tranquilidad. Hagamos ahora otro ejercicio: multipliquen ese miedo por 120 hectáreas. Aquí estamos entrando en el problema. El miedo es tan grande que se transforma en desesperación y en un barrio olvidado, donde a la gente se la ha arrojado, cuya cotidianidad es la injusticia, la necesidad, la ignominia no puede surgir otra cosa que la violencia.

jueves, 2 de diciembre de 2010

Apuntes Sobre la Muerte


Para que haya una muerte tiene que haber habido una vida, la muerte que nos indigna es la injusta y es injusta porque trunca una vida, una inmanencia de posibilidad. Cuando se mata a un chico como Axel Blumberg se ha truncado una vida, cuando se mata a un excluido, al que habita en los basurales de este mundo no es noticia porque no se ha matado, hay gente que viene al mundo sin futuro, sin vida que truncar, ya nace muerto. Dicen en los noticieros: era un buen chico, tenía un gran futuro o tenía dos hijos o era una gran persona. Las que indignan son las muertes de los que tienen vida y la vida no es más que posibilidad, no hay vida sin posibilidad y no hay indignación ante la muerte de quién no tiene posibilidad.

sábado, 27 de noviembre de 2010

La Taberna de Platón

Todos o casi todos tuvimos filosofía en el colegio. “La taberna de Platón” solíamos decir mis compañeros y yo para hacer un poco más amena la clase sobre la caverna y su alegoría. A veces lo lográbamos y terminábamos hablando con el profesor sobre historia, mitos y literatura griega escapando  de esa cosa de mundo suprasensible y mundo sensible que francamente no entendíamos ni ebrios. La cuestión es que en la taberna había dos tipos de tragos: unos perfectos, ideales, que no dejaban resaca y eran eternos y verdaderos por un lado y otros simplemente intomables que te partían el hígado al medio y causaban unas resacas siderales en las que hasta la muerte era preferible. En otras palabras había un mundo perfecto y una copia malograda, “un valle de lágrimas” como dirá un filósofo nazi en su libro dedicado a otro facho que de paso, y a manera de anécdota, intentó quemar la barra de los tragos ideales de la taberna. 

Retomando, durante el Medioevo el trago perfecto se llamaba Dios. Cero resaca, sabor exquisito, pedo justo pero nadie podía probarlo. Descartes, que era un francés que le daba al chupi de porquería y sufría tremendas resacas decide, en una de sus recuperaciones encerrado en Holanda, hacer el mejor trago y que fuera tomable y lo logra: a ese trago lo llama “razón”. En otras palabras, Descartes (que de paso es importante decirlo: era rolinga) mata a Dios y pone en su lugar al hombre, más específicamente la razón del hombre. Si Dios ya no es garantía de nada ¿qué hacen esos tipos que gobiernan por designio divino? No es racional y no es racional el mundo en que vivimos dicen los acodados en la barra de Descartes e inventan un método fantástico para eliminar la resaca (y de paso lo irracional): la guillotina. 

Entonces la historia del trago sería hasta acá: cuando administraba la taberna Platón: Idea. Cuando lo hizo la escolástica: Dios. Cuando lo hizo la burguesía capitalista: el Hombre y hasta acá todo anduvo sin problemas y en taberna reinó tranquilo el trago del –digámoslo-  poder. Pero en el trago Razón aparece una falla, un extraño hongo o bacteria que amenaza la receta y causa espanto en el mundo. Se descubre que la bacteria es un sabotaje producto de un cervecero alemán. La razón había dicho que los tragos avanzaban combinando sabores opuestos produciéndose así una síntesis superadora que los contenía a ambos y el cervecero alemán basado en esto descubre un sabor insuperable pero intragable para algunos. El intento de nuevo trago se llama “proletariado”.  Vuelan sillas, mesas, piña va piña viene la razón se entretiene. 

El intento por imponer el  nuevo trago es realmente tenaz y el combate se pone serio, es necesario cambiar de trago urgente, cualquiera menos ese mezcladito villero del birrero alemán. Y justamente otro alemán será el encargado de hacer rodar un nuevo trago. El tipo en cuestión comienza a experimentar con un trago realmente maravilloso. Se pregunta por el alcohol y decide llegar a él a través del bebedor y descubre al bebedor, y encuentra que a este lo arrojaron a la taberna, desprotegido, angustiado, a una taberna inauténtica y cuando está en esto se arrepiente, se horroriza, de alguna manera ese ser-taberna sufre como sufren los componentes del trago del otro alemán, el birrero cabezón, y termina con todo esto y se hace nazi y decide matar al hombre y atención, aparecen a partir de aquí una enorme cuadrilla que llega a la taberna y comienza a desmontarla, cambian todo de lugar, rediseñan todo y llega por fin el día de la gran inauguración y se anuncia con bombos y platillos la llegada del nuevo trago. Y el trago que una vez se llamó Idea, Dios, Razón se llama ahora Mercado. 

Concluida la historia de la taberna podemos afirmar, y creo que sólo Fernando Iglesias podrá no coincidir, en que el mundo está en pedo y quizá hoy más en pedo que nunca. 

Como habrán visto esto está relatado con cierto dogmatismo y afirmaciones categóricas. Qué Heidegger haya sido nacionalsocialista no significa que no debamos leerlo. Mi intento es manifestar que hay filosofías que si bien valiosas han sido utilizadas por las derechas. El poder impone su pensamiento o el pensamiento que le es funcional relegando, acallando, minimizando, bastardeando y ocultando aquel que encuentra su fundamento en la injusticia, la angustia, el dolor, el padecimiento  y se alza contra esto. Filosofías como la de Marx, Sartre o el primer Heidegger con todas la flaquezas que quieran deberían  sernos de gran valor y no negadas solamente porque desde donde importamos el pensamiento se las suele negar. Debemos comenzar a pensar desde nuestra situación, desde nuestro lugar en el mundo, poner al hombre latinoamericano con toda su historia en el centro, debemos crearlo abrevando en todas partes pero tomando lo que más nos conviene.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Fernando Iglesias y los Extraterrestres

Fernando Iglesias plantea un tema: Integración regional en un mundo globalizado. Cuál sería la necesidad de “integrarse” si ya se está en una totalidad: lo “globalizado”. Este planteo nos asume fuera de esa totalidad: ¡Estamos fuera del mundo! Y si estamos fuera del mundo qué somos: extramundanos o sin dar más vueltas todo el que está fuera del mundo es un extraterrestre . Por lo tanto: o somos efectivamente extraterrestres o evidentemente esta globalización esconde algo que no nos dicen.

A qué mundo se refieren cuando dicen: ¡estamos fuera del mundo! Podríamos pensar: el mundo capitalista pero socialistas no somos e incluso Cuba está inmersa y determinada por el capitalismo. Podrán referirse a modos del capitalismo, el mundo de las finanzas por ejemplo, al mundo de las inversiones pero si nuestra economía crece dentro del mundo capitalista y con sus reglas es evidente que no estamos fuera de estos mundos. Digámoslo: no se puede crecer como lo hacemos con record histórico  sin inversión de capitales y con un sistema financiero aislado dentro de las reglas de la economía de mercado. “!Estar fuera del mundo!” es otro de los conceptos vacíos con que pretenden  bajar la autoestima ( estar fuera es “no ser” ), prometiendo, como contrapartida a la adscripción de los principios neoliberales,  la  “grandeza” de “ser alguien” en el mundo.    

El capitalismo se globaliza expandiéndose desde la metrópoli hacia afuera, sin el afuera no hubiese habido capitalismo. Pues bien, nosotros nunca fuimos metrópoli sino más bien “afuera”, el afuera incluido en la globalización en la modalidad de conquistado, el afuera hecho y pensado desde el centro a la medida de sus necesidades.  Detrás del engañoso “volver a insertarnos en el mundo”, lo que creo ha quedado demostrado que no hemos estado fuera de él sino que siempre estuvimos dentro pero en la modalidad del pensado, conquistado y expoliado, se esconde justamente la argucia  que busca convencernos de volver a enmarcarnos en  el mundo en esa modalidad, la del colonizado. Para concluir, es evidente que estamos en el mundo, inmersos en él, hasta en el G20, de lo que estamos fuera es de una modalidad del estar en el mundo y que bien que así sea ;)

jueves, 11 de noviembre de 2010

Una hipótesis sobre la dimensión real del poder comunicacional

Desde finales de los 40’s el gobierno peronista controlaba la prensa. Muchos diarios opositores fueron confiscados y otros clausurados. El control sobre la prensa y los medios en general era casi total. Sin embargo en el 55 cae con el enorme apoyo de grandes sectores de la clase media, la izquierda, radicales, el estudiantado, la oligarquía y todo el gorilaje de ese tiempo que no sólo manejaba aviones y tanques. Quiero decir, la revolución libertadora, no se trató de una pequeña oligarquía terrateniente aislada  que derroca a Perón. Sí la prensa era peronista y la contra estaba silenciada por qué no funcionó el famoso: “los medios moldean las subjetividades” por lo menos en la clase media. Sí la gente “no piensa” y “es pensada” ¿cómo se explica esta adhesión a un discurso que no se oía? Si el poder mediático fuera absoluto ¿qué hacemos apropiándonos del discurso del gobierno de Cristina Fernández? Bueno, me podrán decir que aparece una grieta por donde otro discurso se filtra haciéndose cada vez más caudaloso hasta imponerse. Pero yo no creo que todas las subjetividades sean vírgenes, arreadas por los cayados discursivos ni los pueblos absolutamente inocentes de su destino. 


Algo, dentro de esa subjetividad ¡elige! Decide adherir a uno u otro discurso o no comprar el hegemónico. ¿Qué es lo que hace que una clase abrace un discurso contrario a sus propios intereses? Con esta pregunta nos damos cuenta que la racionalidad no aplica, se trata más bien de aspectos psicológicos, emotivos, afectivos. La ideología es afectiva, no racional y el capitalismo con su imagen de éxito nos muestra ese éxito en la diferencia. Si todos fuésemos iguales nadie sería más inteligente o exitoso que otro. Si los pobres se me acercan yo pierdo capital social, en términos psicológicos soy menos, no más como me gustaría ser. La meta es el éxito y la imagen del éxito es la de los ricos y poderosos. Se establece una contradicción entre el interés racional que se materializa en el aspecto económico y el del capital social, que no es otra cosa que mirarnos en el espejo y sentirnos que somos lo que no somos. Pareciera primar este último al primero produciendo una escisión  entre la realidad política y el sujeto.  


El poder comunicacional es formidable pero no es absoluto. No actúa sobre una conciencia virgen sino más bien en una retroalimentación entre el sujeto y el discurso que se unifica en una construcción determinada de la realidad acorde a lo que el sujeto ya, por lo menos difusamente, creía.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Historias de desaparecidos

Miguel Arcángel Roscigna
En 1927 los hombres no lloraban y mucho menos Miguel Arcángel Roscigna. El comisario Bazán sabía que esta clase de hombres era “incurable”, tipos que aún bajo la más severa custodia seguían teniendo  una peligrosidad extrema. La policía sabía que era infructuoso interrogar a Roscigna, resistía las más feroces torturas sin soltar palabra.  Pero quiénes eran estos tipos que vivieron su vida como una mecha encendida.

Si pasan por la esquina de Córdoba y Florida, en la mano norte pueden ver una puerta de hierro, ese enorme arte era fruto de los herreros de obra. Roscigna era uno de ellos, un calificado herrero de obra, obrero metalúrgico altamente calificado.  Un hombre de una inteligencia brillante al que sus compañeros lo recordarán como : “su vida fue un verdadero poema épico, un canto a la solidaridad”, “el más desinteresado”, “un hombre que en la vida burguesa hubiera podido vivir una existencia cómoda y sin sobre saltos pero que prefirió abandonarlo todo jugarse por la idea”. El mismo Abad de Santillán, quién representaba una corriente contraria en el movimiento obrero a la de Roscigna dirá: “era un hombre capaz, inteligente, decidido, generoso” y su compañero Emilio Uriondo dirá de él:  “el más inteligente de todos los anarquistas de acción”.

Pero démonos una idea de la dimensión casi dostoievkiana de las acciones de estos anarquistas. Roscigna se sabe era un un tipo cerebral, planificador pero de los que cuando había que actuar era quién iba al frente. Radowitzky, célebre por haber asesinado de un bombazo al Coronel Ramón Falcón, el sanguinario jefe de policía ejecutor  de la semana trágica, se encontraba en el penal de Ushuaia. Para los anarquista era cuestión de honor liberarlo y aquí podemos observar la dimensión, coraje y astucia de Roscigna.

Cuando está todo listo y preparado para la fuga un “irresponsable” (lo cito a Osvaldo Bayer) en el congreso de la USA (Unión Sindical Argentina de tinte socialista) denuncia: ¡Roscigna esta de perro en Ushuaia!

Los anarquistas con el afecto que les tenían le decían perros a los policías y guardiacárceles. Frustrado el plan Roscigna emprende la fuga pero para que no haya sido en vano el esfuerzo incendia la casa del director del penal para luego desaparecer. Tiempo después, y como dice Bayer, “una verdadera obra de arte bombístico”, junto con Uriondo, le envía un libro al director del penal cuyo contenido es efectiva y sin metáfora explosivo.

Por esos días al movimiento obrero  no sólo lo reprimían con la policía, sino que actuaba el ejército y la famosa Liga Patriótica, un grupo parapolicial de extrema derecha comandada por el Dr Manuel Carlés y que aglutinaba a los hijos de las clases acomodadas y la oligarquía. La liga  no sólo la emprendía contra anarquistas y socialistas sino también contra los judíos con especial saña. Son harto conocidas las atrocidades que cometía este grupo. Manuel Carlés, dice Bayer: fue el primero en utilizar la frase “de casa al trabajo y del trabajo a casa” y lo cito porque hay un enrome debate pendiente en el peronismo que alguna vez tendremos que dar.


Sabía usted que ando en moto, es un buen vehículo y de alguna manera uno puede imaginárselo a Roscigna arriba de una motocicleta. Lo llevo a dar una vuelta en la Suzuki, digamos una vuelta "temporal". Abríguese porque arriba de la moto el frío se siente y nos vamos lejos, a la mañana del 1º de octubre de 1927, vamos al hospital Rawson.

Llegamos, tiene frío? Le dije que se abrigue, bué esperemos al sol así se entibia un poco. Mire ve a ese hombre en la puerta con la cabeza vendada, se llama Antonio Moretti, su hermano está allí en ese auto, ¿lo ve? Mire con cuidado por favor. Ahora observe la puerta del hospital, ve detrás de la señora, al de la gorra y anteojos valga la analogía, a lo anarquista, pues bien ese no es nada más ni nada menos que Miguel Arcángel Roscigna y si ve más allá, al otro convaleciente es Andrés Vázquez Paredes y si todavía no entró en calor prepárese porque en un rato esto va a ser un infierno de balas venga cubrámonos.

En la balacera muere el policía Francisco Gatto y los militante huyen con un botín 141.000 pesos ¡de los de 1927 ¡ destinado a la causa. El amigo de Yrigoyen, gran enemigo de la clase obrera y director de investigaciones, comisario Santiago será el encargado de iniciar la persecución que será de antología y que no solo lo hará quedar en ridículo a él sino a todo el departamento de policía. La persecución comienza en San Fernando y recién los anarquistas lograrán perderse en un barrio obrero, pero no de San Fernando o el norte de la provincia de Buenos Aires, sino de Montevideo. El ridículo de la policía es absoluto, los diarios se mofan y Bazán se la juna a Roscigna.

¿Quién era Fernández Bazán? Pueden o seguir leyendo o ir a conocerlo personalmente a través del retrato que cuelga actualmente en la jefatura de policía en la calle Moreno de esta capital. Me alegro que se haya quedado. Pues bien, Bazán era el célebre inspector general de la policía durante los sucesos que relato. Se hizo conocido por la famosa “ley Bazán”. Una norma que estableció para sus subordinados y que en la siguiente frase comprenderán en toda su dimensión y no solo por lo dramático sino  por lo profético: “no se rompan muchachos: los fondearon en el Río de la Plata”.

Pobrecito Roscigna si llegara a caer en manos de un Santiago o de un Bazán, sabe muy que le espera y es cuidadoso. Pero los anarquistas no eran tipos de amilanarse y arriesgando demasiado los Moretti comienzan acciones expropiadoras que terminaran por otra huida a talón pisado. Roscigna vuelve a la Argentina, Uriondo se va para Brasil. En Argentina Roscigna planificará la liberación de compañeros del penal de Punta Carretas en Montevideo, operación cinematográfica en la que logran fugar nueve compañeros entre ellos Moretti a través de un túnel de 50 mts cavado desde una casa frente al penal y según la policía: de perfecta ingeniería.

Una noche en la casa que compartía en Montevideo con Roscigna, Moretti, mientras toma mate en el patio ve entrar a un perro perseguido por un robusto hombre que trabajaba en la perrera. Cuando lo ve enlazar al animal Moretti intercede y defiende al perrito. El hombre se va pero lo reconoce: “es Moretti estoy seguro, compartimos pabellón en Punta Carretas, lo conozco bien” delata en la policía.

Por la noche con refuerzo del ejército Roscigna es capturado por la policía uruguaya. Bazán afila los colmillos y sin perder tiempo y se pide enseguida la extradición. Roscigna sabe que está perdido pero  tiene una idea brillante,  decide confesar su participación en la fuga de punta Carretas y el robo de autos y así la justicia uruguaya le da 6 años de prisión. Bazán otra vez en ridículo pero va a esperar juntando odio esos 6 años.

A Severino de Giovanni lo condenan a muerte, no les basta, hasta el día de su fusilamiento lo torturan con una brutalidad inusitada. Juan Antonio Morán, anarquista, secretario de la Federación Obrera Marítima aparece con un solo tiro en la nuca pero su cuerpo está tan horriblemente martirizado que tardan días en reconocerlo. A Roscigna le quedan 6 años pero le llega la hora. Es puesto en manos de la policía argentina en un arreglo con la uruguaya y comienza, ¡preste atención!, el peregrinaje de la Hermana de Miguel. Cuando lo va a ver le dicen que fue trasladado a La Plata, en La Plata le informan que está en Avellaneda, allí la mandan a Rosario, a Tandil y así sucesivamente. La Comisión Pro Presos actúa pero no logran nada. Un oficial, en tono confidencial les dice: “No se rompan más muchachos; a Roscigna, Vazquez Paredes y Malvicini les aplicaron la ley Bazán, los fondearon en el Río de La Plata”.

Hasta hoy no se volvió a saber más nada de Roscigna y sus compañeros. El hecho ocurrió en 1936. No podemos evitar ver esas alas negras que se abrirán en toda su oscuridad a partir de 1976. Roscigna, Vazquez Paredes y Malvicini son los primeros detenidos-desaparecidos de la historia Argentina, luego vendrán Vallese, luego los 30.000, Miguel Bru y Julio López en una persistencia maldita que recorre la columna vertebral de nuestra historia.


El libro que cito de Bayer es: “Los Anarquistas Expropiadores”, recomendable es también “Severino Di Giovanni, el Idealista de la Violencia” y claro está e indispensable su monumental obra: “La Patagonia Rebelde”.  No será en último post sobre el anarquismo. No sólo por el concepto de proto-pernoistas, que amablemente el Profesor Daniel Chiarenza tuvo la amabilidad de explicarme, sino por el sujeto histórico peronista, el migrante interno y el debate sobre su  grado de conciencia de clase y combatividad en la luchas obreras.

martes, 2 de noviembre de 2010

Hay que endurecerse pero sin perder la ternura jamás

La frase del Che siempre me pareció de una potencia monumental. Hacerse fuerte, endurecerse para proteger la ternura y sinónimos de ternura son: afecto, amor, cariño, apego, devoción. La fragilidad y belleza de la rosa protegida por el puño firme. 

Yo no pude evitar ver en Cristina Kirchner esa frase en ella misma, la fuerza de ella misma sosteniendo lo frágil y bello de ella misma y algo que me conmovió enormemente fue verla levantarse para ella consolar el llanto de muchos que se acercaron a despedirse de su compañero. Con bondad y sensibilidad se nace, no se aprende ni se estudia, es como el color de ojos. Esa ternura de la que hablaba el Che era la ternura que habitaba en él, así durante la despedida de Nestor Kirchner y el conmovedor amor que le demostró  un pueblo, la imagen del Che y su frase me acompaño constante.

Una imagen, de las tantas que pasaban por twitter me resultó de lo más tierna. Era una caricatura de Nestor Kirchner que lograba capturar esa simpatía que él tenía, sus movimientos torpes, sus maneras espontáneas que nos causaban una sonrisa afectuosa y divertida. La caricatura  me la guardé hasta que durante la noche de ayer la conozco en Twitter a Natalia y al conocerla conocí a su autora. Le comenté que me había gustado muchísimo y confesé que, aunque sin querer, se la había robado. Pero la sorpresa de encontrarme fortuitamente con la autora de la imagen no fue la única, durante la madrugada comencé a leer su blog y en Natalia encontré una de esas personas que se endurecen para no perder la ternura jamás. 

Debajo de su caricatura pueden hacer click en la dirección de su blog que vale  la pena leer así que a seguirla!

http://yobancoanestor.blogspot.com/

lunes, 1 de noviembre de 2010

La subversión de la lengua.

Este post surge como respuesta al comentario de Dai en mi post: Ahora somos todos del Ku Klux Klan . Como el sistema no permite más de 4000 y pico de caracteres en los comentarios lo hago post porque se puso interesante el debate. El que quiera sumarse, putear o lo que fuera bienvenido.

Por supuesto que uno no niega el prejuicio, la discriminación y el racismo en nuestra sociedad. Existe, es palpable e incluso lo he percibido con asombro en gente del campo popular. Doy fe que de todas las personas que conozco nunca, jamás, y eso que conozco gente, le he escuchado alguna frase despectiva, prejuiciosa o racista a mi vieja, a vos y a mi hermano. Habrá muchos más pero yo no he conocido. !Tres nada más!

¿Te acordás cuando te decía que iba a recibirme? Ahí existe otro prejuicio, el que vino a reemplazar el título nobiliario en nuestras sociedades y que son los títulos universitarios, los doctorados y todas las condecoraciones académicas. Siempre admiré mucho a los tipos que piensan con las manos, seguramente por haberme criado en un barrio obrero dónde instrumentos de medición, cables, alambres y herramientas se mezclaban con los empolvados tomos del Capital. 

Tipos que te armaban un ampli o un telescopio y detrás del tester o de algún tablero encontrabas una añeja foto amarillenta del Che o de Perón o Evita. Seguramente es afectivo, hablo de mi infancia, todavía me fascinan las herramientas, el olor del aceite, las maravillas de la vieja electrónica con sus válvulas brillando en la oscuridad y sigo admirando, mucho más que a cualquiera, a esos tipos que “pensaban con las manos”. Pero bueno, si a la palabra hay que respaldarla con algún título allá iremos, nada más que por hablar o para decir lo que dicen todos o por seguir el viejo mandato anarquista de no callarse la boca.
 
Retomando y poniéndome en intelectuloide, y te lo tiro para que lo melonees y me bajes línea. Hay algo en la cultura norteamericana que aun con lo que yo le adoso al puritanismo anglosajón mantiene y que en definitiva evita pensar la sociedad en el marxista sistema de clases. El negro allá es biológicamente negro, le digan nigger, afro-americano, negroe o lo que fuera, la barrera social no se quiebra. Allá un afro-americano es negro junte cartones en un changuito de supermercado o sea presidente. 

El norteamericano piensa la sociedad biologicistamente, las diferencias sociales son biológicas, las pobreza es biológica, la delincuencia es biológica y responde a “razas”. Acá no es lo mismo el cartonero que el morocho en un audi. No es lo mismo el pibe de los monoblocks que Tévez. Los “negros de mierda” de acá pueden cambiar su condición según la suerte que les toque, en todo caso el “hay que matarlos a todos” va dirigido contra una clase y no necesariamente contra una etnia. Qué hay nazis, claro y lo extraño de muchos de ellos es que no suelen ser muy rubios que digamos. 

Ahora yo claro que coincido con el respeto a las diferencias, siempre pensé que son estas la que nos enriquecen pero ¿por qué encontrar diferencias dónde no las había? Ahora mi amigo El Negro, infiltrado el puritanismo anglosajón ha dejado de ser igual a mi! Balbi me dice gordo y ya hay una diferencia entre nosotros que no existía, incluso perdemos parte de nuestra cultura del chiste, de la demostración afectiva: si yo le digo a una mina: !Ay mi gordita linda! Lo menos que hace es dejar de hablarme por algún tiempo.
Veo que en twitter se usa el “@” en palabras como “todos”, no sé a qué se debe pero intuyo se trate de esa ambigüedad del carácter que asemeja un “a” y una “o” al mismo tiempo dándose a entender que “tod@s” es todos y todas al mismo tiempo.   

Y entramos en un problema serio, nuestra lengua es irremediablemente machista, dejar de discriminar con ella sería dejar de hablarla y buscar otra nueva, mientras tanto no hay otra así que seré y serán todos machistas , hasta las feministas que nombras.
Me acuerdo una vez en ese foro de forros que escribí (¡complejo! ¡con palabras difíciles! Yo que escribo peor de lo que hablo) mi concepto de “patria” y no buscaba cambiar la palabra o encontrar una nueva sino apropiármela, robársela a los milicos, a la oligarquía. A vos que te gusta Nietzsche en la Genealogía de la Moral tiene un concepto abrumador, el tipo dice: “imprimen a cada cosa y a cada acontecimiento el sello de un sonido y con esto se lo apropian”. Tremendo, la lengua es la lengua del poder y por otra parte cada acontecimiento lo narra el poder y se establece así, como verdad, la verdad del poder, porque sí hay verdad!  esta es la que impone el poder. La palabra “negro” está cargada negativamente por el poder anglosajón, quizá, para lavar culpas inventen esas cosas de afro-americanos. 

Ahora, para mí la palabra negro me recuerda a mi amigo el negro, es decir va cargada de afecto, es positiva. Negro para mi es Miles Davis, Coltrane, Cannonball, Parker, la maravillosa pentátonica. Negro son esas mujeres selváticas, esa sed de fruta exótica, diferencia que da flor colorida. ¿por qué blanco es bueno y negro malo? O ¿blanco lindo, negro feo? A mí me importa poco andar importando culpas o tener que andar diciendo: que hijo de puta como toca este afro-americano que me hace sentir en película yanqui o como Capusotto en Latino Morales, me gusta más el juego de robarle las palabras al poder y resignificarlas. La subversión de la lengua.

Abrazo

!No dejen de mirar el comentario que dejó Luz a continuación! Impecable como toda ella!

sábado, 30 de octubre de 2010

Homenaje a Nestor Kirchner, pequeña carta a un amigo

Nacho me alegra mucho encontrar tantos amigos, gente querida que por esas cosas de la vida hace tiempo no veo y hallarlos en los mismos sueños y esperanzas. Hoy el discurso hegemónico se cae a pedazos en cada abrazo, en cada encuentro, en la botellita de agua que alguien le alcanza a otro mientras espera en la fila para despedirse de Néstor Kirchner. No hay argumento alguno capaz de erigirse contra ese amor, ¿qué extraño no? siempre los argumentos para opacar la alegría, para acabar con el amor, siempre el impulso tanático, el "Cristo Vence" pintado en los aviones de la libertadora, las picanas borrando sonrisas, desfigurando juventudes.

Los negocios que arrojaban gente a la ignominia en los 90's, arrojados a los basurales de la periferia, a la miseria y la exclusión del hambre más imperdonable. Los sectores medios que con tres pesos que la economía les permitió meterse en el bolsillo abandonan el "piquete y cacerola la lucha es una sola" por su tradicional "hay que matarlos a todos" y la desesperanza, el voto no positivo que nos encontró solos, aislados en nuestras casas, sin hablar con nadie, creyendo que todo se caía a pedazos pero no, la vida florece, de los basurales de la miseria brota siempre para encontrarse con su más hondo sentido. La muerte de Néstor Kirchner fue eso: un renacer, una comunión en lo dionisíaco y en estos encuentros nos reencontramos  con  el amor, ese amor que no es otra cosa que la imparable fuerza de lo vivo.

Abrazo grande

martes, 26 de octubre de 2010

Ahora somos todos del Ku Klux Klan

Los Estados Unidos exportan su cultura y esta exportación funciona gracias a que hay quienes la importan lo que nos lleva a una globalización de las problemáticas culturales norteamericanas. Hoy, mientras charlaba con una amiga y tenía de fondo el programa 678 vimos una publicidad donde aprecia una negra diciendo algo así como: yo soy afro-argentina.

Cualquiera que tenga algunos años tuvo algún amigo a quién con cariño le decía “el negro”, al amigo de ojos achinados “el Chino”, “el Gordo”, “la Negra”, “fósforo” al pelirrojo, “La Peti”, “El cabezón” etc. Existió siempre entre nosotros el apodo basado en alguna característica física. ¿Cómo sucedió que ahora soy racista por decirle “negro” a mi amigo el Negro y soy discriminado porque uno de mis queridos amigos me dice “el gordo”?

¿Quiénes son los que importan todas esas problemáticas que jamás tuvimos? Hay muchos: las becas para las universidades norteamericanas no son por las bondades del imperio para los pobres incivilizados del patio de atrás. Qué la fundación Rockefeller financie un programa sobre Raza y Etnicidad en la Universidad Federal de Río de Janeiro es un ejemplo de esto.

Y tenemos también a directores de instituciones, editores, cientístas sociales, divulgadores que seguramente de buena fe hagan propio cuestiones del puritanismo anglosajón inundándonos con problemáticas exógenas, anteponiendo la doxa norteamericana a las producciones locales, importando pensamiento, un pensamiento que nos piensa desde afuera y que nos incluye en la globalización cultural que no es otra cosa que la americanización del mundo occidental.

Continúa acá: La subversión de la lengua

miércoles, 13 de octubre de 2010

Las ilusiones perdidas del periodismo

"El periodismo es un infierno, un abismo de iniquidades, y del que no se sale puro, a menos de estar protegido, como Dante, por el divino laurel de Virgilio".......

¿no tiene ante sí un porvenir inmenso?.....si ataca cuando Finot (el dueño del periódico) le diga "¡ataque!" y si alaba cuando él le diga: "¡alabe!"?
Cuando tenga que ejecutar alguna venganza contra alguien, podrá hundir a su amigo o enemigo con una frase insertada todos los días en nuestro periódico, diciéndome: ¡"Lousteau, matemos a ese hombre!". Y podrá cebarse en su víctima con un brillante artículo en el semanario......"

"Blondet tiene razón: en lugar de ser un sacerdocio, el periódico es un medio para los partidos; el medio se ha convertido en comercio, y, como todos los comercios, no tiene fe ni ley........"todo periódico es una tienda en la que se vende al público palabras del color que más les gusta.......el periódico ya no se hace para ilustrar, sino para halagar las opiniones. De este modo todos serán, en un tiempo dado, cobardes, hipócritas, infames, embusteros, asesinos; matarán las ideas, los sistemas y los hombres, y florecerán por esto mismo. Tendrán los beneficios de todos los hombres sensatos: el mal se hará sin que nadie sea culpable."

Pareciera esto estar inspirado aquí, en la Argentina de los grandes medios, en el poscapitalismo de las comunicaciones que tanto alaba Fernando Iglesias, y sobre el cual trataré en mi próximo post.  El texto pudiera ser parte de algunas notas que un francés toma en la redacción de Clarín o en cualquier otro diario pero no, nada de eso, Magneto no había nacido cuando esto fue escrito. Efectivamente estamos en Francia, en la primera mitad del siglo XIX, 1836 para ser exactos. Quien lo escribe, y sabía de que hablaba, no es otro que Honoré de Balzac  en la novela que recomiendo leer “Ilusiones Perdidas”.

martes, 5 de octubre de 2010

Lanata: democracia y libertad

El golpe de Estado de 1955 se autodenominó “Revolución Libertadora”. El de 1976 “Proceso de Reorganización Nacional”. Tenemos aquí las dos antinomias entre las que se debatió el ideal burgués decimonónico. Libertad para organizar la vida económica y política que favoreciera sus negocios y Orden para defender la propiedad privada y evitar los conflictos sociales. Antinomias que la burguesía logra unificar en el concepto de democracia individual dentro de un orden social.

En “La genealogía de la moral” Nietzsche tiene un concepto fabuloso: El origen del lenguaje le pertenece a los nobles. Estos nobles que son “lo bueno” los que crean valores a partir de sí, la nobleza griega que se autodenominaba: ¡los veraces! En otras palabras el lenguaje que hablamos es el lenguaje del poder. Son ellos los que le imprimen sentido a los términos, los que amalgaman los conceptos, los que nombran. 

José Pablo Feinmann tan afecto a los sinónimos toma la palabra “retención” y va a decir que un sinónimo de la misma es “exacción” que a su vez es sinónimo de coerción, imposición, coacción. Sinónimos de coacción: imposición, violencia, apremio, compulsión, amenaza, chantaje. Qué maravilla, con una palabra arma el diccionario ilustrado del campo y su séquito de funcionarios y periodistas. Pero aquí no termina, agrega como sinónimo de coacción “tiranía” y cuál es el antónimo de tiranía, continúa Feinmann: Libertad.

Nietzsche tiene razón, el lenguaje es de los nobles, del poder, de la oligarquía terrateniente, de los dueños de los campos. Retener ganancias es un acto tiránico que atenta contra la libertad.
¿Cómo se distribuye riqueza sin que el Estado intervenga en el Mercado? Simple, no se distribuye y si un Estado interviene en el mercado es un Estado tiránico porque atenta contra la libertad! No importa que gane con el 90% de los votos, la libertad es un concepto liberal, la democracia es un concepto liberal. Libertad y Orden no son estandartes del campo popular. 

Un Estado que interviene no es un estado democrático y hay que derrocarlo en nombre de la libertad. Revolución Libertadora, Perón era Hitler, 678 es Goebbels, Kirchner es Chauchescu, Aníbal Fernández hasta tiene los bigotes de Stalin. Esta es la base del discurso que a diario escuchamos en los medios. Es el discurso liberal porque Lanata es un liberal, va a estar en contra sí de la dictadura de Videla pero porque el Estado Militar intervino, manejó empresas, las compró, hizo negocios. Actuaron desde el Estado en el mercado en beneficio propio, fueron corruptos, cruentos, asesinos, criminales, ladrones. 

En otras palabras el golpe no fue liberal en la concepción que Lanata tiene del liberalismo. El aspira a un liberalismo "sin corrupción" (después nos dicen utópicos), porque para los liberales el desastre es causado por la corrupción y no por la racionalidad económica neoliberal que es dogma y si falla, repito, es por los políticos que la implementaron no supieron hacerlo correctamente o fueron corruptos. Él, como tantos otros, es un liberal casi sarmentiano, un Sarmiento que después de haber ayudado tanto a nuestra oligarquía dirá desilusionado: “una oligarquía con olor a bosta de vaca”. Este es el progresismo de Lanata, Iglesias y cia. Jorge Lanata siempre fue un gorila, que no queden dudas, como tanta gente de la izquierda o gente ilustrada que hoy, como en el ‘55, clamaron por esa libertad con olor a bosta de vaca.

¿Es Fernando Iglesias un Golpista?



1989 es un año especial para el joven Fernando Iglesias: se cae el Muro de Berlín. Millones de trozos van a terminar  adornando los escritorios de la posmodernidad. Los tres tomos del Capital se empolvarán en las bibliotecas. Los engranajes añejos que movieron la Historia dan sus últimos rechinos. 

La posmodernidad vino a suceder a la modernidad que se caracterizó por los grandes relatos, las utopías, los movimientos revolucionarios, el telos de la historia, la fortaleza ideológica.

La posmodernidad decreta la muerte de todo esto y el neoliberalismo sabe aprovecharlo.
El pensamiento posmoderno ya no sumergía a nadie en la angustia, ni exigía la vida por la causa. Todo perdió densidad, la cultura se volvió liviana, los pensadores irónicos (¿piensa en Caparrós? Yo también), el descreimiento absoluto. 

La diseminación es un concepto clave de este pensamiento que se erige contra todo relato totalizador y qué cosa más totalizadora que el Estado. El Estado se desmantela, pasa a desguace, se disemina, de desconstruye mientras se faranduliza la existencia.
Si el Estado es totalizador y lo bueno es la destotalización es, el Estado, por lo tanto, totalitario. Retengamos esta última palabra.

La ideología es reemplazada por los fundamentalismos y las diferencias democráticas se enaltecen para ser respetadas. Aquí ya tenemos “fundamentalismo” y “totalitarismo” para ir construyendo el pensamiento de Fernando Iglesias y los suyos. 

Fernando Iglesias no es un golpista (o por lo menos no lo es en el sentido tradicional, iré a eso), es un demócrata posmoderno quien ve en nosotros el pasado, se ríe de nuestros conceptos: la historia, el compromiso, las ideologías, la utopía, las causas, los grandes relatos, el estado y opone a estos las nociones posmodernas.

Cuando Fernando Iglesias retwitea nuestros twits lo hace para mostrar que él está parado en el ápice de la historia, que ve lo que los demás no ven. Por eso contesta, está orgulloso de su pensamiento. En él concluye la Historia. Él es el único que leyó a Lyotard y lo leyó mal a no ser que en su grandilocuencia ubique a Buenos Aires como una de las metrópolis centrales y si es así no por otra cosa que es él quien vive en esta ciudad.
El tren de la historia le pasó por encima y nosotros lo saludamos desde lejos, hasta le gritamos: ¡subí  boludo¡ Y el nos mira con su sonrisa socarrona desde su jardín florido, desde su mundo de cajita feliz, desde su democracia destotalizadora  mientras algún misil lo sobrevuela con destino a medio oriente o algún golpe de estado se gesta en nuestro continente.

Recapitulemos: él ve en nosotros el pasado y nosotros vemos el pasado en él. De aquí que las charlas con Iglesias sean inconducentes, exasperantes.

Cuando se da el intento de golpe contra el presidente Rafael Correa, Iglesias  lo ve como un acontecimiento, no un acontecimiento en el sentido foucaultiano sino como un acontecimiento natural, un alud, un terremoto, una inundación. Para él la historia se encuentra detenida, esto no se trata de un hecho histórico, ni siquiera de ese acontecimiento sin sujeto, sin en-si sartreano. Mucho menos de la síntesis dialéctica hegeleana. Para él es una simple llovizna. Ni siquiera lo festeja como creyeron algunos. No es un golpista. Ni Lilita lo es en un sentido tradicional, digamos que aquí está la diferencia con Grondona o Biolcati. 


Volvamos por un último momento a mi “Fernando Iglesias no es un golpista”. ¿Si el Estado es totalitario como dijimos y la ideología fundamentalismo derrocar a un Gobierno “fundamentalista” y “totalitario” en pos de la “democracia” no sería salvarla? 

Cuando Lilita compara a Kirchner con Chauchescu, Iglesias lo compara con Stalin y ambos con Hitler realmente creen que el peligro existe y se ven a sí mismos como la luminaria de un pueblo sumido en la oscuridad de la ceguera, como el alemán ante el nacionalsocialismo, y sí la luz no nos alcanza de qué cosa serían capaces para “salvarnos” del “nazismo”. Asusta pensarlo.
Related Posts with Thumbnails